Durante la jornada del último día de rodaje de test de pretemporada la FIA dio a conocer la resolución de su investigación al motor Ferrari de 2019. Tras diferentes análisis realizados concluían sus acciones en un acuerdo secreto con los de Maranello. La polémica al respecto no sé hizo esperar, ayer los siete equipos de la parrilla no vinculados a la escuadra italiana emitían un comunicado conjunto en el que mostraban su oposición a tal secretismo y escasa claridad en la resolución del asunto relacionado con la asombrosa velocidad mostrada por los coches rojos en recta. Con tan solo un día de diferencia a la respuesta conjunta, la FIA ha decidido tratar de zanjar el asunto reafirmando que todo está bien tal y como decidieron resolver la pasada semana.

A decir verdad, todos los equipos han tratado de burlar en más de una ocasión los escritos en el reglamento. Los espacios entre líneas son muy sugerentes para algunos expertos ingenieros que buscan la mínima diferencia para colocarse por delante de sus rivales. Mercedes encabezó la protesta, pero los alemanes tampoco se libran de esta búsqueda de maniobras al límite de lo legal. Ellos han presentado este invierno su sistema DAS, el cual no podrá usarse en 2021, también introdujeron una especificación a prisa en el Gran Premio de Bélgica antes de la restricción de la FIA. Nadie puede poner la mano en el fuego, y aunque lo de Ferrari invita a la sospecha, la F1 es ir al límite y para ello hay que rozar ciertos márgenes de los que nadie que quiera llegar a la cima está exento de haber burlado.

Comunicado oficial de la Federación Internacional de Automovilismo

“La FIA ha llevado a cabo análisis técnicos detallados de la unidad de potencia Scuderia Ferrari como tiene derecho a hacer para cualquier competidor en el Campeonato Mundial de Fórmula 1 de la FIA. Las extensas y exhaustivas investigaciones realizadas durante la temporada 2019 levantaron sospechas de que el motor de la Scuderia Ferrari podría considerarse que no opera dentro de los límites de las regulaciones de la FIA en todo momento. La Scuderia Ferrari se opuso firmemente a las sospechas y reiteró que su motor siempre operaba de conformidad con las regulaciones. La FIA no estaba completamente satisfecha, pero decidió que una acción adicional no necesariamente resultaría en un caso concluyente debido a la complejidad del asunto y la imposibilidad material para proporcionar la evidencia inequívoca de una violación”.

“Para evitar las consecuencias negativas que conllevaría un litigio prolongado, especialmente a la luz de la incertidumbre del resultado de dichos litigios y en el mejor interés del Campeonato y de sus partes interesadas, la FIA, de conformidad con el Artículo 4 (ii) de su Judicial y las Reglas Disciplinarias (JDR), decidieron celebrar un acuerdo de solución efectivo y disuasorio con Ferrari para dar por concluido el procedimiento. Este tipo de acuerdo es una herramienta legal reconocida como un componente esencial de cualquier sistema disciplinario y es utilizado por muchas autoridades públicas y otras federaciones deportivas en el manejo de disputas. La confidencialidad de los términos del acuerdo de conciliación está prevista en el Artículo 4 (vi) de la JDR”.

“La FIA tomará todas las medidas necesarias para proteger el deporte y su papel y reputación como regulador del Campeonato Mundial de Fórmula 1 de la FIA”.

Lea también: