lewis hamiltonLewis Hamilton está firmando una temporada polémica, siendo el piloto que más sanciones ha recibido esta temporada hasta la fecha, un total de cinco -Malasia, dos en Mónaco, Hungría y Singapur-, ganándose la enemistad de varios pilotos por su agresividad en la pista, mientras que sus detractores ya llaman “sucios negocios” los movimientos que el de McLaren protagoniza.

En 2008, el año que se proclamó campeón del mundo, Hamilton sumó un total de cinco sanciones en toda la temporada, siendo el récord en un mismo año que este 2011 podría incluso superarlo.

[poll id=”11″]

Tal es la situación en el paddock que, según publica la revista italiana Autosprint, los pilotos estarían organizando una reunión con el director técnico de la FIA Charlie Whiting para debatir los movimientos de Hamilton, que además de las cinco sanciones ha protagonizado polémicas en Canadá, Silverstone y Bélgica. Y eso que el incidente que ocurrió en Singapur y que provocó el enfado de Felipe Massa se considera como una bravuconada del británico.

En el Gran Premio de Singapur, Hamilton acabó por desquiciar a Massa, hasta el punto de que ambos casi llegan a las manos después de la carrera y ante las cámaras de televisión. El inglés intentó adelantar al brasileño con tanto ímpetu que su alerón delantero impactó sobre la rueda trasera del Ferrari. La maniobra hizo añicos el alerón delantero del McLaren y reventó el neumático del coche de Massa, que llegó ‘in extremis’ al box de la Scuderia. Hamilton fue sancionado con un ‘drive through’, pero aún así protagonizó otra de sus remontadas `marca de la casa¿ para concluir en la quinta posición. Su ‘víctima’, en cambio, no tuvo tanta suerte. Massa acabó noveno y sumó 2 puntos frente a los 10 que cosechó el de McLaren.

“Hamilton no escucha a nadie, solo a su padre. Creo que la sanción es justa, aunque él no entienda por qué le penalizan. Es muy importante que la FIA evite que alguien pueda pilotar así”, protestó Massa. “Se cree Superman”. El pique se trasladó al corralito de entrevistas y mientras Lewis atendía a los medios, Felipe se acercó súbitamente, le dio un golpe en el hombro y susurró “Well done (Bien hecho)”. Hamilton respondió a la provocación con un sonoro “Fuck you”.

Es la cuarta vez esta temporada que el de McLaren es sancionado por sus acciones extremas y la segunda que tiene como protagonista a Massa. En el último GP de Mónaco, Hamilton intentó colarse por un hueco imposible y colisionó con el brasileño, que se estrelló poco después porque su Ferrari había quedado muy dañado. Después, el inglés llamó “ridículo” a su rival, aunque sin mencionarle directamente: “Mi sanción es una jodida broma. Son pilotos ridículos. Igual me sancionan porque soy negro”, dijo. Sus palabras le valieron una seria reprimenda.

En McLaren la consigna es diferente. Su director Martin Whitmarsh ha vuelto a salir por enésima vez este año en defensa de Hamilton y afirma que “para ganar hay que arriesgar”, aunque entiende que quizá su acción sobre Massa fue precipitada: “En frío puede que lo lamente y ojalá hubiera esperado tres curvas para adelantar. El hecho es que ocurrió, estuvo acertado o no, pero después realizó una carrera impecable y no debió ser penalizado ya que también dañó su alerón delantero. En el deporte y en la vida las cosas van mal o bien y en esta ocasión fueron mal”.

Whitmarsh está convencido de que Hamilton volverá al nivel de 2008, cuando se proclamó campeón: “Quedan cinco carreras. Es un piloto extraordinario y volverá a ganar este año. Y también ganará otro título”.

Lea también: