Vettel AlonsoEl duelo entre el alemán Sebastian Vettel (Red Bull-Renault) y el español Fernando Alonso (Ferrari) por el Mundial de Fórmula Uno llega al rojo vivo al Gran Premio de la India, que se disputa este fin de semana, pues a falta de cuatro carreras solo les separan seis puntos.

En el circuito internacional de Buddh el bicampeón mundial español tratará de recuperar el liderato que le arrebató Vettel en el pasado Gran Premio de Corea y que Alonso había ocupado durante ocho carreras consecutivas tras auparse a él con su triunfo en Valencia.

Vettel, vigente campeón del mundo, viene disparado después de tres victorias seguidas -Singapur, Japón y Corea-, mientras que el español acabó tercero en Yeongam y Marina Bay y tuvo que abandonar en Suzuka, lo que ha tensado la puja por la corona.

Ahora Alonso, campeón en 2005 y 2006, deberá sacar su mejor repertorio al volante en el joven circuito indio, que repite tras su debut del año pasado, si no quiere perder el hilo del alemán.

Pero el español no lo tendrá fácil en la India, donde en 2011 el piloto de Red Bull, pese a llegar ya con el título bajo el brazo, consiguió la ‘pole’ y la victoria sin perder el liderato en toda la carrera, mientras que el asturiano cruzó la meta en tercer lugar.

“El año pasado me encantó el trazado (del circuito indio) y no solo porque gané, sino porque es como una montaña rusa y se ha convertido para los conductores en uno de los más desafiantes de todo el calendario”, ha afirmado Vettel a través de un comunicado.

El circuito de Buddh es la penúltima pista que se ha agregado al Mundial -este año se inaugurará el Gran Premio de EEUU, en Austin- y se encuentra en la localidad de Noida, a unos 50 kilómetros de la capital india, Nueva Delhi.

Se trata de un circuito rápido y largo (5.137 metros), con zonas de notables cambios de rasante y con combinación de curvas, en el que habrá además dos áreas de DRS y fases con una anchura de hasta 20 metros, lo que aumentará las oportunidades de adelantar.

La falta de rodaje en el circuito lo convierten en uno de los más peligrosos del calendario, pues la suciedad de la pista limita la adherencia de los neumáticos y hace que, como han declarado algunos corredores, se convierta “en una pista de hielo”.

Más allá de la lucha entre Vettel y Alonso -que tienen un colchón de 48 y 42 puntos respectivamente con su más inmediato perseguidor, el finlandés de Lotus Kimi Raikkonen- la cita india podría casi sentenciar el título de constructores en favor de Red Bull.

 

 

Lea también: