ABU DHABI, UNITED ARAB EMIRATES - NOVEMBER 27:  Nico Rosberg of Germany and Mercedes celebrates winning the F1 Drivers Championship with his Wife Vivian Sibold at the Abu Dhabi Formula One Grand Prix at Yas Marina Circuit on November 27, 2016 in Abu Dhabi, United Arab Emirates.  (Photo by Peter J Fox/Getty Images)

Nico Rosberg es un claro campeón del mundo, y es evidente que pese a la calidad que tiene a bordo de un monoplaza, merecía alzarse con la corona. “A la tercera va a la vencida” pensarán muchos, incluso el propio piloto alemán, y así ha sido. Nico Rosberg se coronaba ayer campeón del mundo tras derrotar a un Lewis Hamilton que se mostraba dolido tras haberse marcado un gran final de temporada que no ha tenido ningún resultado.

Hablando de ambos pilotos de Mercedes, nos encontramos, a mi parecer, con dos pilotos de perfiles diferentes, ambos coronados con el mismo equipo. Sin embargo, hablando de Nico Rosberg, creo que se ha merecido más que nunca alzarse con el título. ¿Por qué?

Dos años consecutivos perdiendo el mundial ante su compañero de equipo, con las mismas armas, rompe mucho la moral y crea muchas dudas sobre ti mismo. Sin embargo, Nico Rosberg ha conseguido sobreponerse a los varapalos, utilizando un arma que quizás, su compañero de equipo no tiene: la constancia. Es cierto que Lewis Hamilton tiene más talento natural que Nico Rosberg a la hora de montarse en un monoplaza, sin embargo, el trabajo supera al talento, cuando este último no se esfuerza lo suficiente, y creo que eso es lo que ha pasado esta temporada.

Nico Rosberg es la viva imagen de un piloto que pese a no ser el más talentoso de la parrilla, a conseguido su sueño gracias a un gran esfuerzo, trabajo, constancia y dedicación; algo que sin duda ha tenido desde que es pequeño. El alemán ha conseguido superarse a si mismo, sacar lo mejor personalmente y ponerlo sobre la pista, y ha conseguido completar una temporada regular en la que ha sabido superar con mucha constancia y cabeza, a su compañero de equipo. Y eso, es un gran campeón del mundo.

Todo el champán ha sido descorchado, toda la gasolina ha sido quemada, todas las ruedas han sido gastadas y todas las carreras han sido disputadas. La temporada 2016 de Fórmula 1 ha terminado, y como siempre, tenemos un nuevo campeón. Un piloto que ha estado por encima del resto, cuyos resultados han sido mejores en comparación a los demás, y esto, le corona como campeón del mundo de Fórmula 1.

Lea también:

Leave a Reply