pirelli ferrari

Se las prometían muy felices en la Scuderia Ferrari viendo el rendimiento del SF16-H en pretemporada. Después de la carrera de Australia, en la que estuvieron a punto de tumbar al todopoderoso Mercedes, parecía que esta temporada estarían peleando de tú a tú con los de Brackley hasta el final del campeonato. Pero el rendimiento del coche italiano ha ido decayendo, sin mencionar los problemas de fiabilidad sufridos, a lo que hay que sumarle la gran evolución de Red Bull, que parece haberse convertido en el rival número 1 de Mercedes.

Cada uno puede sacar sus propias conclusiones en cuanto a la caída de rendimiento, pero existe una razón lógica. Según Allan McNish, columnista de la ‘BBC’, este bajón de Ferrari está relacionado con la nueva normativa estipulada por la FIA y Pirelli en relación a la presión de los neumáticos. Este cambio supone para la Scuderia una importante pérdida de agarre mecánico, lo que tiene que compensar generando más carga aerodinámica que sus rivales, pero su chasis tampoco es el mejor de la parrilla.

En Mónaco hemos podido ver esta falta de agarre y estabilidad, ya que ha sido la primera vez en la temporada que ningún Ferrari ha subido al podio, en un circuito donde priman los chasis por delante de los motores. Es por eso que sus dos pilotos no están del todo contentos con el coche, sobre todo Sebastian Vettel. A pesar de que está por delante de su compañero de equipo en el mundial, no se le ve cómodo con su monoplaza. 

Con respecto a la carrera de Canadá, el equipo italiano montará una nueva suspensión trasera e incluirán una serie de mejoras aerodinámicas, además de un nuevo turbo para mejorar la unidad de potencia. En Maranello no quieren que el campeonato se escape tan pronto y pretenden mejorar el coche en cada carrera, para poder recuperar terreno a sus máximos rivales.

 

 

Lea también: