totowolff-2.jpg

Si algún evento precipitó la restricción en las trasmisiones radiales, entre las escuderías y sus pilotos, fue la “sonrisa” de Toto Wolff, justo cuando Nico Rosberg se iba de largo en la Variante del Rettifilo, por segunda ocasión, y Lewis Hamilton pasó a comandar el reciente Gran Premio de Italia.

La imagen de un Wolff risueño fue transmitida en un momento desafortunado, desencadenando, en páginas de internet y en las diversas redes sociales, la sospecha de un arreglo, de una orden disimulada para que Hamilton ganara la carrera sin mayores traumas. Según Wolff, todos los rumores al respecto son absurdos, incluso acusó a la FOM de insertar imágenes diferidas en la transmisión televisiva, predispuestas para generar polémicas.

Interrogado sobre el suceso, Wolff explicó que su expresión fue previa al momento en el cual Nico Rosberg pierde su trayectoria y cede el primer lugar a Lewis Hamilton.

Realmente es una locura que cualquier persona interprete esa imagen de la forma cómo lo han hecho, deben haber perdido la cabeza. Ahora la Fórmula 1 es como Gran Hermano; la próxima vez me escondo en la oficina y me llevo a los ingenieros. Sí, tenía una sonrisa en mi rostro, pero no cuando ambos [Hamilton y Rosberg] estaban cerca luchando la delantera.

El jefe de Mercedes AMG también desestimó las teorías de conspiración que algunos fanáticos insisten en promover, especulando acerca de significados ocultos en los mensajes de radio dirigidos tanto a Hamilton como a Rosberg. Aclaró que los mensajes radiados pueden originar muchas interpretaciones, pero es porque los encargados de la transmisión editan y publican fragmentos de toda la conversación.

Vía | toilef1

Lea también: