Tatiana Calderón tuvo su primer contacto con un monoplaza de Fórmula 1 cuando condujo el Sauber de 2018 en un evento promocional en el Autódromo Hermanos Rodríguez de México, pero este mes realizó un intenso test de dos días en Fiorano con un Sauber de 2012. Entre sus dos jornadas de trabajo en la pista privada de Ferrari, Calderón completó 202 vueltas al volante del C32, el equivalente a casi 600 kilómetros.

“Hizo dos muy buenas pruebas”, aseguró Vasseur. “La primera fue más un evento promocional en México, pero la segunda fue una prueba real. Lo hizo muy bien, pudo manejar la situación desde el aspecto físico, que probablemente será más difícil en la Fórmula 2 (donde planea competir la colombiana en 2019) sin la dirección asistida pero lo hizo bien”.

Vasseur tuvo más elogios para Calderón, destacando su tranquilidad y las sensaciones que causó en el garaje de Sauber con personal que lleva décadas de trabajo en la Fórmula 1.

“Ella es muy tranquila, está mejorando paso a paso y honestamente tuvo una muy buena prueba en Fiorano”, insistió el francés. “Impresionó a todos, incluyendo a ingenieros con 25 años de experiencia en el equipo, pero ahora tenemos que tomarlo con calma. Hará la prueba en la F2 y vamos a ver luego de eso qué es lo que podemos hacer juntos”.

La prueba de Fórmula 2 a la que hace referencia Vasseur son los tests colectivos de postemporada de la categoría en Abu Dhabi, que han iniciado este jueves y que se extenderán hasta el sábado. Allí Calderón prueba con el equipo Charouz, que en 2019 llevará adelante el programa de jóvenes pilotos de Sauber en las categorías formativas.

“La dificultad entre un F2 y un F1 no es la misma”, dijo Vasseur sobre los desafíos que enfrentará la piloto colombiana con uno y otro monoplaza.

“En un F1 tienes mucha más fuerza G, sin dudas, pero la dirección es mucho más liviana. Ella tendrá que prepararse debidamente pero pienso que es tan dedicada que no me preocupa. Y nosotros vamos a apoyarla en su preparación”.

Vasseur aclaró que para el equipo, aunque sea la única mujer a su nivel en las categorías de formación hacia la F1, la forma de evaluar a la colombiana no es de ninguna manera diferente a si fuera cualquier otro piloto.

“Ese sería el primer error,” dijo Vasseur. “Si quieres considerar a Tatiana como piloto, entonces tienes que considerar a Tatiana exactamente igual a los demás. Seguro, cuando tengo que hablar de ella, tengo que decir ‘ella’ en lugar de ‘él’, pero aparte de eso creo que debemos llevarla de la misma forma. Si empiezas a hacerlo diferente, entonces estás considerando que no está haciendo el mismo trabajo.”

Lea también: