senna monoplaza

Toleman TG184-2Silverstone Auctions subasta el próximo mes de mayo el monoplaza con el que Ayrton Senna disputó su primera temporada en la Fórmula 1 en 1984, una pieza histórica del mundo de la automoción. Nos referimos al Toleman TG184-2, diseñado por Rory Byrne y Pat Symonds, que pilotó el tres veces campeón del mundo Ayrton Senna durante su primera temporada en la Fórmula 1.

Se espera que este histórico monoplaza, propulsado por un motor Hart 415T de cuatro cilindros y 1,5 litros turbo asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades Hewland, alcance un precio de venta próximo a las 750.000 libras, es decir, unos 900.000 euros.

El Toleman TG184-2 es uno de los monoplazas de Fórmula 1 más recordados de la historia. Con él, Ayrton Senna dio una auténtica exhibición de pilotaje el 3 de junio de 1984, durante el transcurso del Gran Premio de Mónaco. Partiendo desde a decimotercera posición de la parrilla y con unas condiciones climatológicas adversas, el piloto brasileño demostró su enorme talento logrando adelantar a todos los pilotos que le precedían, incluso a Niki Lauda y a Alain Prost.

Una lluvia torrencial obligó los comisarios a suspender la carrera en la vuelta 32, justo cuando Senna se disponía a adelantar a Prost. La bandera a cuadros en la línea de meta hizo a Senna creer que había ganado la carrera, pero el resultado final fue el que ocupaban los pilotos en la vuelta anterior a la de la suspensión. Al no haberse cubierto el 75% de la carrera, los pilotos se repartieron la mitad de los puntos en juego. Pero lo más importante de aquel inolvidable Gran Premio fue la espectacular irrupción en el Gran Circo de un joven brasileño que se convertiría en un piloto de leyenda.

En este mismo coche que ahora se subasta, Senna fue tercero en el Gran Premio de Gran Bretaña y séptimo en Canadá, logrando terminar noveno su primera temporada en el Mundial de Fórmula 1. En 1985, el coche pasó de Toleman a manos del piloto de Ferrari Stefan Johansson, que lo conservó hasta 1994, año en el que lo adquirió su actual propietario. Según Silverstone Auctions, el coche está en unas condiciones excelentes y no necesita ningún tipo de restauración. Sus 650 CV de potencia y las míticas historias que le acompañan esperan un nuevo dueño.

Lea también: