flavio-briatore-renaultEl caso ‘Singapur 2008’ se empieza a complicar. Lo que parecía una acusación por despecho por parte de Piquet y su entorno, empieza a convertirse en algo más que un dolor de cabeza para la escudería Renault. Según la publicación inglesa especializada Autosport, la clave de todo sería una reunión a tres bandas horas antes de la carrera. Allí se encontraban Piquet, Flavio Briatore y el jefe de ingeniería del equipo Pat Symonds.
Hasta el momento sabíamos que Piquet acusaba al equipo de presionarle para que se accidentara. Ahora la gran novedad del caso es que Briatore y Symonds no sólo reconocen la reunión (que suele ser habitual los días de carrera) si no que argumentan que la idea del accidente salió del piloto brasileño. “Es verdad, durante la reunión del domingo por la mañana salió el asunto de un posible accidente que conllevara un coche de seguridad, pero fue una sugerencia de Piquet. Y fue sólo una conversación“, declaró Pat Symonds.

Briatore por su parte también reconoce esa reunión pero con matices: “Se están diciendo muchas cosas falsas de esa reunión. Recuerdo que, en Singapur, Piquet estaba muy frágil mentalemente. Además, en el momento del accidente hay grabaciones de radio de mi decepción”.

Sospechas en la telemetría

La prensa inglesa -‘Mirror’ y ‘The Times’- apunta que se habría hablado de estrellarse en la vuelta 13 o 14 y que incluso se habría fijado la curva 17 como el sitio ideal, ya que por falta de grúas la salida del coche de seguridad estaba garantizada.

También hay que tener en cuenta, según cuenta la publicación italiana ‘Autosprint’, que la FIA ha revisado la telemetría del accidente y se ha encontrado con algo sospechoso. Piquet siguió acelerando después del primer impacto hasta que se cruzó golpeó con fuerza el muro.

En resumen, estamos ante dos versiones diferentes, pero las dos ya reconocen que se habló de un accidente premeditado. Si a esto sumamos algunas evidencias más o menos frágiles, lo que parecía un caso sencillo para Renault se está convirtiendo en un lío que podría acabar con una dura sanción a la escudería francesa o a sus máximos responsables.
El día 21 de septiembre decidirá el Consejo Mundial de la FIA en París.

Lea también: