Primera carrera de la temporada de Fórmula Uno 2018 con la victoria para Sebastian Vettel. La aparición del Virtual Safety Car benefició al piloto alemán, que siguiendo una estrategia diferente a la del inglés, aprovechó para despojarlo de la primera posición al vigente campeón del mundo.

La salida de este primer Gran Premio ha sido muy limpia, sin toques, pero también sin apenas adelantamientos. En la zona delantera, Kevin Magnussen lograba superar a Max Verstappen y colocarse cuarto, mientras que Kimi Räikkönen presionaba a Hamilton para intentar quitarle la primera posición. Algo más atrás, Alonso mantenía la décima posición de salida, justo por detrás de Carlos Sainz, que mantenía la novena plaza inicial.

Sin embargo, la salida no ha sido tan plácida para Brendon Hartley, que tenía que frenar fuertemente en la llegada a la primera curva, provocando un plano en su neumático y la posterior parada en boxes en la segunda vuelta para solventarlo. Pero los problemas se multiplicaban para Toro Rosso unas vueltas más tarde, ya que en la 16, Pierre Gasly abandonaba la carrera tras aparecer una humareda blanca en la zaga del STR13, siendo este el tercer abandono de la carrera tras los de Sergey Sirotkin -vuelta 6- y Marcus Ericsson -vuelta 7-.

En la pista, Verstappen hacía un trompo en la segunda curva, en el mismo punto donde ayer se accidentaba Valtteri Bottas, en un intento desesperado del holandés por pasar a Magnussen, que ralentizaba la marcha del joven piloto de Red Bull. Su compañero de equipo, Daniel Ricciardo, mantenía su propia lucha con Nico Hülkenberg, al que lograba superar en la quinta vuelta de carrera.

Las paradas en boxes en la zona alta de la tabla las abría Räikkönen, que en la vuelta 19 entraba para montar el compuesto blando con el que llegaría hasta el final. Hamilton hacía lo propio en la vuelta siguiente para cubrir así la posición y no perder el liderato, mientras que Vettel se mantenía en la pista todavía con el compuesto ultrablando.

Por detrás, la lucha en la pista se mantenía, con Bottas intentando remontar posiciones, aunque sin demasiado éxito, ya que se encontraba con un rudo Sergio Pérez. Por su parte, Alonso y Sainz mantenían las distancias hasta el desfallecimiento de los neumáticos del piloto de Renault, que se iba largo en la curva 9 y era adelantado por Fernando Alonso.

El giro de los acontecimientos se produciría en las paradas en boxes del equipo Haas. Magnussen, que rodaba cuarto, entraba el primero a boxes, teniendo que abandonar tras la parada por un fallo en la pistola encargada de apretar la rueda trasera izquierda, mismo problema que registraba solo una vuelta después Grosjean, que también quedaba con la rueda mal apretada, viéndose obligado a la retirada ante la desesperación del equipo estadounidense.

Precisamente, este problema ha dejado a los dos Haas parados en mitad del trazado de Albert Park, lo que ha ocasionado la aparición, primero del Virtual Safety Car, y después del Safety Car real. Este régimen de coche de seguridad lo han aprovechado para parar Sebastian Vettel y Fernando Alonso, los cuales se han beneficiado de esta situación. En el caso del piloto de Ferrari, le ha servido para arrebatarle por milésimas el liderato de la carrera a Hamilton, mientras que el de McLaren ha escalado hasta la quinta plaza.

Con la retirada del Safety Car, Nico Hülkenberg intentaba superar a Verstappen en el relanzamiento de la carrera, intentando así distanciarse de un grupo en el que también luchaban Stoffel Vandoorne y Valtteri Bottas, ya en zona de puntos. En cabeza, Hamilton no lograba alcanzar a Vettel y este intentaba poner distancia.

Con la carrera acercándose a su último cuarto, Ricciardo daba caza a Räikkönen, que trataba por todos los medios de mantener la posición de podio. El australiano ha intentado todo para regalar un podio a su afición, pero el finlandés se ha mantenido fuerte y ha conseguido mantener su SF71-H en zona de podio.

Esta misma situación la vivía Max Verstappen, que trataba de superar a Fernando Alonso, que rodaba en la quinta plaza. Tras el español se ha formado un interesante grupo, donde Hülkenberg y Bottas tenían también un importante protagonismo en esta lucha por la zona media-alta de parrilla.

Unas posiciones más atrás, Sainz sufría en su RS18, primero por la falta de potencia que reportaba por radio, y después por unas náuseas que padecía en las últimas ocho vueltas de la carrera.

La lucha por la victoria ha estado también muy interesante, sobre todo tras el mensaje de Ferrari a Vettel, que tras una pequeña humareda blanca en la parte trasera de su monoplaza, avisaban al alemán de un posible problema en su unidad de potencia. En ese momento, un nervioso Hamilton apretaba los dientes para intentar dar caza al Ferrari, llegando a cometer incluso un error en la curva 9, donde se pasaba de frenada y salía levemente de la pista, sin mayores consecuencias.

En las últimas cinco vueltas, Hamilton seguía empujando para entrar en la zona de DRS y poder poner en aprietos a Vettel, pero sus neumáticos desfallecían y a falta de dos vueltas, el inglés ya estaba a cinco segundos de Vettel. Por detrás, Ricciardo no pudo superar a Räikkönen y se quedó sin el premio del podio, mientras que Alonso aguantaba a Verstappen para firmar un quinto puesto reconfortante para el asturiano y su equipo.

Lea también: