Sebastian Vettel ha ganado el Gran Premio de Mónaco después de haber realizado una fantástica carrera en la que una incorrecta estrategia privó a Räikkönen de alzarse con la victoria. El finlandés y Daniel Ricciardo completaron el podio. Carlos Sainz fue 6º y Hamilton 7º, después de haber recuperado 6º posiciones tras su difícil clasificación.

Después de las 2 primeras vueltas en la que los coches rodaron muy muy cerca, comenzó la habitual procesión que se da los domingos del Gran Premio de Mónaco. Con unos tiempos por vuelta de 1:16 altos, Vettel dejó un par de segundos de margen con Kimi Räikkönen para rodar con aire limpio que poco a poco iba a reducir conforme se acercaba el primer pit stop.

Bottas y los 2 Red Bull rodaron en ese primer stint con un ritmo 3 o 4 décimas inferior al de los Ferrari. Carlos Sainz, quien mantenía la 6ª posición conseguida en la clasificación, consiguió mantener una distancia de 2 segundos respecto a Sergio Pérez, quien parecía tener un ritmo muy similar (incluso algo superior) al del madrileño.

En la vuelta 14, Pascal Wehrlein fue penalizado con 5 segundos por haber realizado una salida de pit stop no segura, cuando obligó a Jenson Button a reducir la velocidad para evitar la colisión.

17 vueltas después del inicio de la carrera, Nico Hülkenberg tuvo un problema en la caja de cambios y se vio retirado a aparcar su coche en la escapatoria habilitada en Portier, justo antes de la entrada al túnel. En esa misma vuelta, Sergio Pérez acudía a boxes para cambiar sus neumáticos y su alerón delantero, que se había descolgado probablemente como consecuencia de su toque con Carlos Sainz en Loewe en la vuelta 1 o algún roce con los guardarrailes del trazado monegasco.

A partir de la veintena de giros, el ritmo de Kimi Räikkönen cayó y todos los perseguidores comenzaron a recortar tiempo. Bottas no tardó en ponerse a la estela de Sebastian Vettel, mientras que los Red Bull también se acercaron a la cabeza.

Max Verstappen abrió la veda de las paradas en la vuelta 32. El ritmo no era inferior al mostrado algunos giros antes, pero Red Bull aprovechó un espacio libre en pista para realizar el pit stop. 1 vuelta después, Mercedes haría lo propio con Valtteri Bottas, consiguiendo así mantener la 3ª posición virtual.

Estos movimientos hicieron que Ferrari llamara a Kimi Räikkönen para cambiar sus neumáticos. Kimi únicamente perdió la posición con Vettel y Ricciardo, saliendo por delante de Carlos Sainz, que en estos momentos era 4º. Entonces llegó el momento de Vettel, quien realizó vueltas de escándalo, marcando récord sector tras sector para ganar la posición a su compañero. Viendo que el finlandés tenía tráfico, Ferrari optó por mantener a Vettel en pista.

Quien no optó por mantener a su piloto en pista fue Red Bull, quien hizo para a Daniel Ricciardo consiguiendo así que el australiano fuese 3º. En la vuelta 39, Vettel entró a boxes para poner un nuevo juego de superblandos y consiguió salir en 1ª posición, por lo que hasta aquí llegaron las esperanzas de Kimi de ganar un Gran Premio de Fórmula 1 1.534 días después de su victoria en Australia 2013.

Es cierto que no fue la mejor estrategia para Räikkönen y Verstappen (los primeros en parar), pero también es cierto que Vettel y Räikkönen realizaron un gran trabajo manteniéndose en pista con unos neumáticos muy usados pero muy bien utilizados. Verstappen se quejó abiertamente por radio y no echó flores por la boca para valorar la estrategia.

Sebastian Vettel no tardó en aventajar a Kimi con más de 10 segundos. Por detrás, Hamilton realizó su parada y consiguió avanzar hasta la 7ª posición, justo por detrás de Carlos Sainz, consiguiendo así remontar 6 posiciones respecto a su lugar de partida, algo que no está nada mal para tratarse de Mónaco.

A 17 giros del final de la carrera, Pascal Wehrlein sufrió un aparatoso accidente en Portier que dejó su coche volcado hacia las protecciones. El vuelco fue producto de un choque con Jenson Button. Afortunadamente, el piloto se encuentra perfectamente.

El hecho anteriormente descrito forzó la salida del Safety Car. Max Verstappen cambió los neumáticos superblandos por los ultrablandos para atacar a Bottas en las últimas vueltas de la carrera. Massa y Pérez copiaron la estrategia.

11 vueltas antes de la aparición de la bandera a cuadros, el Safety Car apagaba sus luces para la reanudación de la carrera. Ericsson y Vandoorne quedaron eliminados por problemas de temperatura de frenos y neumáticos que les imposibilitaron ceñirse a los límites de la pista. De esta manera, los 2 McLaren-Honda y los 2 Sauber-Ferrari no terminarían la carrera.

En el 71º giro, Pérez le tiró el coche encima a Kvyat en la Rascasse, obligando al ruso a abandonar pero ganando una posición. De esta forma, Kvyat ponía punto y final a un mal fin de semana en el que el azar le privó de demostrar su buen ritmo.

El final de carrera no fue nada cómodo para Räikkönen y Sainz. Ambos tuvieron coches con más ritmo por detrás, pero afortunadamente para sus intereses, pudieron mantener sus 2ª y 6ª posición, los mejores resultados para ellos en lo que va de temporada.

 

 

Lea también: