Motor FerrariPara el año 2014, los motores turbo regresarán a la Fórmula 1, poniendo final al 2.4 litros V8 que se ha utilizado desde el año 2006. El deporte se direcciona hacía una tecnología más “ecológica”, la cual representa muchos desafíos para los equipos, los fabricantes de motores, conductores e incluso el ente administrador del deporte, la FIA. Sin embargo, tales retos también traerán de vuelta ‘la era turbo’ la cual produjo muchas batallas memorables en la década de 1980, antes de su prohibición a finales de 1988.

La FIA tenía previsto que los nuevos motores se utilizarían a partir de 2013, basados en una configuración de 4 cilindros (Flat-4), sin embargo después de una reunión del consejo mundial del deporte motor por la FIA, el concepto se abandonó en favor de un V6 de 1.6 litros. El jefe de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, expresó su preocupación por que el sonido de los motores del Flat-4 sería suave, muy “diferente” y que podía “alienar a los fans”. También fue visto como una alternativa más barata para el desarrollo y en la misma sesión del Consejo retrasó la introducción del nuevo propulsor un año para dar tiempo a los fabricantes a desarrollar más el V6, y para refinar su durabilidad ya que se espera que los motores duren más carreras que los actuales (V8 de 2.6L).

Con la actual economía europea en un estado volátil, el presidente de Ferrari Luca di Montezemolo, recientemente se ha comprometido con todos los equipos y la FIA para trabajar juntos en la reducción de costes en el deporte y evitar que se convierta en una víctima de la situación económica.

Asimismo, el Presidente de la FIA, Jean Todt, ha admitido que el paquete del motor turbo “será más caro”, pero que él está trabajando en estrecha colaboración con los fabricantes para controlar el aumento de los costos tanto como sea posible. Ya se han puesto algunas medidas para este fin, y un ejemplo de ello es una restricción sobre el número de motores por piloto para su uso en una temporada, el cual será reducido de los actuales ocho motores para toda la temporada, a cinco en 2014, y para el 2015, se permitirán sólo cuatro motores!

Esta es la razón por la cual la durabilidad será más crucial que nunca, sin embargo, la nueva tecnología a incorporarse en el diseño de los motores puede soportar tales restricciones. También, una nueva tecnología, basada en el KERS (Kinetic Energy Recovery System), llamada TERS (Sistema de recuperación de energía térmica) se va a introducir y la forma en que funciona es a través del aprovechamiento del aire caliente emitido por los tubos de escape y utilizarlos de una manera similar al vigente sistema KERS.

La configuración V6 y el tamaño de los nuevos motores significa que potencialmente se compartirán algunas similitudes con los motores turbo de la década de 1980, sin embargo con las nuevas especificaciones sólo se permitirá un turbocompresor por motor. Sin embargo, habiendo pasado más de un cuarto de siglo, y con el avance de la tecnología, el rendimiento será superior.

Un nuevo proveedor de motores conocido como P.U.R.E. se dispone a entrar para el año 2014, aunque como era de esperar ningún equipo se ha comprometido con la nueva firma. La empresa fue creada por el antiguo manager de Jacques Villeneuve y fundador del British American Racing, Craig Pollock. Los motores han sido diseñados por Gilles Simon, ex director técnico de la FIA y la cabeza del desarrollo de motores en Ferrari.

En enero de este año, Craig Pollock, comentó que la empresa estaba “seis meses adelantada” y que el primer motor debe ser encendido en julio. También dio a entender que Cosworth podría retirarse de la Fórmula Uno al mencionar que se espera que haya cuatro proveedores de motores en 2014 y que “se trata de Renault, Ferrari, Mercedes y PURE”.

Cosworth es una operación privada y no tiene los recursos para desarrollar sus motores en los niveles competitivos que los fabricantes de automóviles pueden, actualmente suministran motores a sólo Marussia y HRT, habiendo perdido Williams y Caterham con anterioridad por Renault. Tal cadena de sucesos podría obstaculizar el desarrollo de su propio motor turboalimentado.

El diseño de un coche en torno a los motores turbo será un nuevo reto para los equipos, incluso los que estaban alrededor de la década de 1980, como McLaren, Williams, Ferrari y Lotus (como Toleman y Benetton), los nuevos motores van a cambiar la dinámica del coche de forma espectacular gracias a su menor tamaño, las diferencias con el 2,4 litros V8 y también el nuevo dispositivo TERS.

Conducir un coche turbo genera muchos otros retos, así como hacer frente a la potencia, sobre todo relacionados con el infame retraso del accionar del turbo (turbo lag) donde la aceleración sería terrible de curvas lentas y luego el empujón súbito de poder entran en juego creando demasiada variabilidad para los motores. La tecnología ha evolucionado mucho desde aquellos días, y cualquier efecto turbo lag podría ser anulado por la implementación de los sistemas de recuperación de energía que estarán disponibles. Adicionalmente, puede tomar algo de tiempo para que los pilotos se ajusten, dado que están acostumbrados a la rápida y constante aceleración del modelo 2,4 litros de V8 actual (y del V10 que lo precedía).

La estrategia será tan importante como lo es ahora, con los pilotos y equipos obligados a gestionar los sistemas de recuperación de energía, aumentar la presión del turbo y la cantidad de combustible inyectado, algo que requiere de cierta habilidad. Alain Prost era reconocido por su capacidad en estas artes durante sus años de campeón en los 80s.

La gestión de los neumáticos traseros será esencial, ya que habrá mayor desgaste en vista del incremento en el torque en esa parte del coche. Los neumáticos traseros seguro tendrán un desarrollo especial. Esta es un área que posiblemente puede impactar positivamente a los pilotos de manejar más suave, como Jenson Button y Sergio Pérez, sin embargo, es muy temprano para empezar a especular acerca de los ganadores y perdedores en los estilos de conducción necesarias para dominar la Fórmula Uno con un coche turbo!

Muchos fans han criticado el nuevo formato de motor, especialmente aquellos que nunca fueron testigos de la era turbo, destacando que los nuevos motores no sonarán tan bien, perdiendo algo de ese rugido clásico. No obstante, sólo toma ver dos minutos de un clásico de la “era turbo” para deleitarse con los impresionantes sonidos de los motores de ese momento.

 

Lea también: