En el pasado Gran Premio de Australia se vivió una situación muy peligrosa al finalizar la carrera. Cuando los pilotos realizaban la vuelta de honor de vuelta a boxes tras caer la bandera a cuadros, los aficionados comenzaron a invadir la pista, algo que suele ocurrir cuando los pilotos ya están en el pit leane.

Esta peligrosa situación no gustó a la FIA, que abrió inmediatamente una investigación para esclarecer lo ocurrido, al igual que la Confederación Australiana del Deporte Motor, que se ha mostrado descontenta con este suceso, aunque aplaude el comportamiento de los espectadores que se lanzaron a la pista, que mantuvieron el orden en todo momento.

“La investigación del incidente ha revelado que fue un malentendido en la comunicación por radio. Esto llevó a salir a pista a uno de los vehículos que permiten el paso a los espectadores a entrar al circuito de forma prematura, antes de que todos los participantes hayan entrado en el pit-lane. Obviamente estamos decepcionados por el suceso. Pese a ello, queremos destacar el buen comportamiento de los espectadores que entraron a pista, así como de los comisarios de pista que avisaron y recondujeron a los espectadores al darse cuenta que todavía no se había terminado la vuelta de celebración”.

Michael Smith, director de la federación australiana, anuncia cambios en el protocolo de comunicación y la introducción de nuevas medidas de seguridad que comunicarán a la FIA y FOM para mejorarlas o escuchar nuevas propuestas que eviten que este suceso vuelva a repetirse.

 

Fuente: TheF1

Lea también: