Vettel Ferrari

En el pasado Gran Premio de Estados Unidos se esperaba un anuncio oficial acerca del contrato del alemán con el equipo italiano, sin embargo tal situación no se presentó. En Brasil fue más de lo mismo y, a falta del Gran Premio de Abu Dhabi para terminar este campeonato, lo que ha debido confirmarse hace varias semanas se sigue prorrogando indefinidamente. Es indudable que el contrato entre Fernando Alonso y Ferrari tiene a ambas partes sumergidas en un desacuerdo de índole legal, donde los millones de dólares se observan con recelo.

Es obvio que tanto Fernando Alonso como Ferrari quieren el divorcio pues el matrimonio no da para más, pero el problema está en quién paga y quién recibe el dinero tras la separación. Algunos medios aseguran que el piloto español firmó con McLaren, otros sostienen que fue con Honda directamente y unos se aventuran a decir que se quedará en Ferrari, dejando a Vettel sin asiento. El mar de rumores sigue turbio porque son más los comunicados oficiales que desmienten a los “fabricantes de noticias” que las noticias sobre comunicados oficiales.

En Brasil, Eric Boullier, jefe de McLaren, informó que, efectivamente, están en conversaciones con Fernando Alonso, pero el piloto no puede firmar un contrato directamente con Honda para correr allí, como ciertos medios afirmaron, porque la escudería inscrita oficialmente para disputar el campeonato es McLaren, así que, en términos legales, es el equipo el que debe acordar con el piloto. Descartada una línea directa con Japón sin pasar por Woking.

También en Interlagos, Sebastian Vettel aclaró que no puede decir nada acerca de su nuevo equipo porque sus declaraciones desatarían un proceso legal. Pero es un secreto a voces, todos los jefes de equipo lo saben y tres cuartas partes del mundo también. El alemán informó con tiempo su salida de Red Bull, y la escudería austríaca se ha movido con espacio para cubrirse las espaldas, pero en Ferrari la cuestión no está fácil, primero hay que esperar por el proceso de indemnización de Alonso, el cual luce trancado por un detalle.

Alonso 2

En 2007, los de Maranello también experimentaron una situación similar con Kimi Râikkônen, a quien le presentaron dos opciones para ceder su lugar a Fernando Alonso. Irse a otro equipo cobrando solo una parte de su sueldo o retirarse de la Fórmula 1, dos años consecutivos, cobrando su salario completo (50 millones de dólares). El finlandés decidió tomar el dinero e irse de vacaciones a darse la gran vida. En este caso, fue el aporte del Santander el que financió tal movimiento, pero ahora ese mismo patrocinador no va a poner dinero para que Alonso se vaya a otro equipo, aunque sea McLaren, que también cuenta con el apoyo del banco español.

Deshacerse de Alonso costaría unos 60 millones de dólares, pero si firma con McLaren tal suma de dinero sería mucho menor. A estas alturas del juego, la escudería británica es la única opción del español para mantenerse en la Fórmula 1, con todo y su pleito particular con Ron Dennis. Imaginarse a Alonso tomando un año sabático para esperar un hipotético asiento en Mercedes AMG es fabricar otra fantasía, también algunos medios vendieron tal idea sin tener un asidero creíble. Que Hamilton o Rosberg se van a cansar de ganar y cederán su lugar para buscar otros desafíos, o el perdedor de este año se irá por despecho…Ajá.

Si se observa la situación desde una perspectiva superficial se podría decir que Ferrari puede pagar el dinero, dejar el misterio y anunciar a Vettel de una vez. Pero si se analiza que el alemán no trae patrocinador y que este año también el equipo italiano ha regalado desembolsado una buena cantidad de millones para mandar a Stefano Domenicalli, Luca Marmorini y hasta al mismo Luca Cordero di Montezemolo de vacaciones permanentes; pues no hay que ser genio para saber que la cuenta corriente del Cavallino está muy golpeada. Tal caudal de dinero no representan inversiones sino pérdidas y sin duda todo ese dinero hará mucha falta para desarrollar el coche de la próxima temporada.

Lea también: