Toro Rosso afrontaba la temporada 2018 con el reto de adaptarse al motor Honda, que llegaba a la escudería italiana tras tres años nefastos junto a McLaren. Las dudas sobre la fiabilidad del motor japonés se cernían sobre Faenza, pero con el transcurso de las carreras estas comenzaron a disiparse y la calidad de los pilotos fue cobrando protagonismo. Tanto es así que Pierre Gasly se ha convertido en una de las grandes revelaciones del 2018. Después de doce Grandes Premios disputados ha sumado 26 puntos de los 28 del equipo (Hartley solo ha logrado 2) y ha llegado a alcanzar una histórica cuarta posición en Baréin. El director de Toro Rosso, Franz Tost, no ha dudado en destacar el gran trabajo llevado a cabo por su pupilo durante la primera parte de la temporada, señalando así la notable madurez conseguida por el francés a lo largo de las últimas carreras, la cual le ha permitido evolucionar y convertirse en un piloto con mucha mayor calidad.

“Desde los primeros libres del año fuimos competitivos. Pierre estuvo casi siempre entre los diez primeros, y estaba bastante convencido de que podíamos hacer un buen trabajo y, por ende, que podíamos ganar puntos. El hecho de que pudiéramos terminar en sexta posición en el pasado Gran Premio de Hungría era algo de lo que no estaba seguro, pero Pierre tuvo un buen comienzo, defendió su sexta plaza y se la llevó a casa sin ningún problema. Controló la carrera; cuando tuvo que ir un poco más rápido lo hizo de inmediato, y no tuvo problemas con los neumáticos o el ahorro de combustible. Realizó una actuación fantástica. Creo que se ha convertido en un piloto realmente maduro. Está mejorando su rendimiento y comprensión. La Fórmula 1 es complicada, pero está usando todas las herramientas para su beneficio, y estoy realmente impresionado”, ha comentado en declaraciones recogidas por Motorsport.

Por otra parte, Tost ha explicado que esta temporada está siendo una carrera de larga distancia para el equipo, pues poco a poco va ganado en rendimiento y fiabilidad y lo seguirá haciendo en las próximas carreras, aunque reconoce que sus rivales más directos han evolucionado más que ellos. A pesar de ello, no duda en mostrar su optimismo de cara al Gran Premio de Singapur, donde considera que volverán a ser altamente competitivos. Entretanto, no hay que olvidar que la escudería italiana está sirviendo como nexo de unión de cara al próximo año, cuando Red Bull montará por primera vez los motores Honda.

“Nos arriesgamos en pistas como Mónaco y Hungría, ya que se adaptan bien a nosotros, sin embargo, las próximas dos carreras son completamente diferentes. Spa y Monza son circuitos de alta velocidad, así que veremos cómo nos va allí. Por nuestra parte, hemos mejorado el rendimiento, pero el principal problema para nosotros es que nuestros rivales directos, como son Haas y Sauber, han mejorado aún más. Son muy fuertes y muy competitivos, y en las próximas dos carreras será difícil tenerlos bajo control. Pero para Singapur soy bastante optimista”, ha añadido para finalizar.

 

Lea también: