Toro Rosso se enfrenta a diversos problemas en las próximas carreras de Spa y Monza, donde la potencia será clave para obtener un buen resultado. El equipo de Faenza, motorizado por Renault, encandilará dos carreras con el objetivo de minimizar los problemas del bajo rendimiento del propulsor francés.

En trazados de alta velocidad como son Spa y Monza, el equipo no tiene esperanzas de grandes resultados, al contrario que en Hungría, Silverstone o Singapur siendo circuitos de carga media-alta, donde la potencia tiene menos importancia.

“Nuestro coche funciona bastante bien en circuitos como Canadá, Austria, Bakú o Silverstone, cuando la potencia no importa tanto”, declara Tost para Autosport.
Tras varios circuitos perjudiciales para el monoplaza de Toro Rosso, Franz Tost desea que durante los próximos meses la escudería recupere la competitividad en circuitos donde la carga aerodinámica y chasis entren en juego.

“Espero que una vez que estemos en Singapur y América, ojalá también en Japón, seamos bastante competitivos. Espero problemas en Spa y Monza porque tienen rectas tan largas, en las que simplemente necesitas potencia de motor y todos sabemos que estamos un poco por detrás en eso”, explica.
Además, los integrantes del equipo junior de Red Bull declaran sentirse apenados tras no poder desarrollar el monoplaza junto a los grandes de la categoría. Con un motor inferior, deben compensar con el chasis y la aerodinámica obteniendo así mejores resultados.

“Hemos actualizado el coche, progresamos algo pero también estamos en este aspecto limitados por el presupuesto. No podemos hacer como los equipos grandes y llegar a cada carrera con muchas actualizaciones porque tienen tres o cuatro veces nuestro dinero. Realmente tenemos que calcular siempre lo que hacemos, cómo lo hacemos y hasta ahora, debo decir que hemos hecho un trabajo razonablemente bueno”.

 

Lea también: