Motor Formula 1

La FIA ha confirmado que habrá una nueva normativa para las unidades de potencia de la F1 a partir de 2017. La nueva normativa estará centrada en cuatro temas principales; coste, la obligación de suministrar, la convergencia de rendimiento y el sonido. Y ya han sido acordados y ratificados formalmente por el Consejo Mundial del Motor.

Los cambios en la normativa de motores de 2017 a 2020:

Coste:
Se ha convenido una reducción significativa en el precio del suministro de las unidades de propulsión para equipos cliente y una reducción en el coste de los fabricantes en los próximos años.

– En 2017 el precio por unidad de propulsión para los equipos cliente se reducirá en 1 millón de euros por temporada en comparación con el 2016.

– A partir de 2018, el precio de suministro anual se reducirá en 3 millones más.

– La reducción de costes en las unidades de propulsión se verá impulsada por los cambios en los reglamentos técnicos y deportivos para el 2017 y 2018, con una reducción progresiva del número de elementos de la unidad de propulsión por piloto y por temporada.

Suministro:
Se garantizará la provisión de unidades de propulsión a los equipos cliente, ya que el procedimiento de homologación incluirá una obligación de suministro que se activará en el caso de que un equipo tenga que hacer frente a una ausencia de suministro.

Convergencia de rendimiento:
El nuevo acuerdo incluye un paquete de medidas destinadas a lograr la convergencia de rendimiento.

– El sistema de fichas (tokens) se va a retirar a partir de 2017.

– Además, habrá limitaciones en las unidades de propulsión en cuanto al peso, dimensiones y materiales, y en la presión de la sobrealimentación que se introducirán en 2017 y en 2018.

Sonido:
Los fabricantes están actualmente llevando a cabo un prometedor programa de investigación para mejorar aún más el sonido de las unidades de propulsión actuales, con el objetivo de que sean aplicadas para el año 2018 a más tardar.

Lea también: