Jules Bianchi

Os voy a ser sinceros: no recuerdo un Gran Premio que me haya apetecido tan poco escribir su correspondiente post de análisis. Esperábamos muchísimo una carrera en mojado como las que hacía mucho que no teníamos, pero una vez acabada, hubiera preferido sin dudarlo estar ahora mismo rajando de Charlie Whiting por haberla suspendido tras 3 vueltas a tras el Safety Car.

Nos preguntaremos cómo es posible que sabiendo que el domingo llegaba el tifón, se decidiera finalmente no tocar el horario de la carrera, o nos preguntaremos por qué narices no se saca Safety Car cuando una grúa de más de 10 toneladas tiene que acceder a las escapatorias a efectuar un rescate. Pero las respuestas no van a cambiar la realidad, y lo realmente importante ahora mismo es esperar que Jules Bianchi se recupere de ese brutal accidente.

Viendo las imágenes del mismo, no me cabe duda que Bianchi tuvo muy mala suerte, pero aunque suene duro, tuvo la buena suerte de salir vivo del mismo, pues el impacto seco de su casco contra la grúa, a una velocidad elevadísima, es de lo más escalofriante que recuerdo en los ya muchos años que llevo siguiendo la Fórmula 1. Me viene constantemente a la cabeza esa secuencia de imágenes, y no paro de preguntarme por qué narices el coche no pudo ir, nada, unos 3 metros más hacia la derecha, para evitar ese impacto con la grúa.

Aclarar también en relación a ese momento, que el procedimiento de evacuación a Jules Bianchi fue acertado una vez conocida toda la información: se decide trasladar a Bianchi en ambulancia no porque el helicóptero no pudiera volar por la meteorología (como en un primer momento declaró el jefe de prensa de la FIA), sino porque dada las condiciones de Jules, era médicamente recomendable hacer el traslado en ambulancia a un hospital que, además, estaba a sólo 16 km del circuito.

Como entenderéis, y supongo que a muchos os pasará igual, apenas recuerdo qué pasó exactamente en la carrera. Se me han nublado muchos de los detalles con ese accidente que ocupa estos últimos días mi cabeza. Pero haré un esfuerzo para por lo menos comentar las dos o tres cosas que creo que deben destacarse de esta carrera que no pasará a la historia por su vertiente deportiva.

Hamilton y Rosberg

En relación a la lucha Hamilton-Rosberg, me sorprendió bastante que la pole se la llevara Nico. En un circuito tan de piloto como Suzuka, esperaba que Hamilton no diera opción. Visto el rendimiento del domingo en la carrera de ambos (Hamilton era muy superior y Rosberg no estuvo cómodo con el coche en ningún momento), me sumaré a la teoría que apunta a que Rosberg pudiera haber reglado el coche un poco más para seco pensando que el domingo no se podría correr debido al tifón.

Más allá de los Mercedes, destacar la buena carrera de los Red Bull. Ellos sí reglaron sus monoplazas completamente pensando en el domingo, y acertaron. Los adelantamientos que dejó Ricciardo por el camino en su remontada fueron algunos de ellos preciosos. También hay que remarcar lo atrevidos que estuvieron en McLaren con los cambios de gomas de extremas a intermedias y viceversa. Fueron los primeros en ambos casos, y a Button le sirvió para ganar unas buenas posiciones al principio de la carrera, que luego incluso pudo lucharlas con un buen ritmo de carrera.

Sobre el abandono de Alonso y la mala carrera de Raikkonen, poco que añadir. Ferrari está en un momento muy delicado, y parece que se avecinan cambios a partir de 2015, pues la ya confirmada marcha de Vettel de Red Bull va a llevarlo con toda seguridad a ser la referencia de la próxima etapa de la Scuderia, que liderará en cuanto a concepción de coche James Allison. En esta ecuación, solo falta por conocer el destino final de Alonso, que no es poco.

Tampoco hay que olvidarse de la remontada de Jean Eric Vergne para entrar en los puntos saliendo desde la 20ª posición en parrilla. Vergne es un piloto que suele encontrarse cómodo en estas condiciones de pista, y en Suzuka no falló.

Para terminar, sólo deseo de corazón que el próximo 1 de mayo de 2015 podamos poner el contador a 21. Hoy, sin más, y con pocas ganas de escribir, no puedo despedirme de otra forma que no sea #ForzaJules.

Foto de portada de WTF1

Lea también: