Nico Rosberg

Antes de aterrizar en Interlagos, ya teníamos muy claro que el título se acabaría decidiendo en Abu Dhabi. De todos modos, a tenor de las últimas carreras, todo hacía pensar que podíamos llegar a esa última carrera con las opciones muy cerradas para que Rosberg tuviera alguna opción a ganar este Mundial.

Sin embargo, Nico Rosberg sacó la cabeza justo cuando parecía que estaba condenado a ahogarse. El momento de forma de Lewis Hamilton era impresionante, y su racha de victorias así lo atestiguaban, pero la respuesta de Nico Rosberg en Brasil fue de un piloto que quiere poner las cosas en su sitio, y demostrar que no va a rendirse hasta el último suspiro.

Rosberg no dejó para Hamilton (ni para ningún otro piloto) absolutamente nada: dominó todas las sesiones de libres, la Q1, la Q2, la Q3 y, lo más importante, la carrera. Un fin de semana que el alemán necesitaba con urgencia, y que llegó en un momento óptimo, justo antes de afrontar la última cita del campeonato, que valdrá doble puntuación, y que a buen seguro será una prueba de fuego para los nervios de la pareja de Mercedes.

La lucha de los pilotos de Mercedes

Habrá quien piense que dada la situación en la general, Lewis Hamilton sacó la calculadora por una vez y se dedicó simplemente a administrar esa segunda posición que le deja en una inmejorable situación para lograr su segundo título de campeón en apenas 15 días, pero yo creo que nada más lejos de la realidad que se pudo leer entre líneas con la carrera de Hamilton en Brasil.

Sí es cierto que los primeros compases de carrera de Hamilton fueron muy conservadores. Tras esfumarse cualquier opción de intentar el adelantamiento sobre Rosberg en la salida, ya que el alemán la bordó, e incluso cogió rápidamente el aire suficiente para alejar a Lewis de la distancia de DRS, el primer ataque de Hamilton no llegó hasta las últimas vueltas de su penúltimo stint.

Lewis Hamilton

El piloto británico, una vez Rosberg se metió en boxes para hacer su segunda parada, se marcó una vuelta estratosférica con unas gomas que seguramente estaban ya en las últimas (y sí, en Brasil las gomas en las últimas eran realmente en las últimas). Intentó hacer lo mismo en la segunda vuelta en pista tras la parada de Nico, pero cometió un error y un trompo en el que perdió 6 segundos le alejó de cualquier opción de disputarle el liderato a Rosberg en su parada. ¿Qué dejó claro ese trompo de Hamilton? Algo que ya se le supone a Lewis: quería ganar la carrera más allá de ser consciente que con la calculador ale bastaba.

Y por si no quedó suficientemente claro tras esta maniobra, en lugar de acomodarse en la segunda posición, conservando gomas para no tener sustos en el tramo final de carrera, Hamilton empezó su último stint apretando al máximo su monoplaza, y desoyendo las recomendaciones de su muro de conservar gomas. Cuando parecía que el trompo le dejaba ya sin opciones de victoria, Lewis se encargó de neutralizar ese error con un ritmo muy elevado en ese inicio de su último stint. Quería ganar, no cabe duda.

Tampoco tenía demasiado a perder, pues su distancia con el tercero era ya de unos 26 segundos, por lo que en caso de quemar sus gomas, le era suficiente con volver a pasar por boxes y aún así conservar la segunda plaza que ya tenía en ese momento. Por eso creo que si Lewis no adelantó a Rosberg, es porque realmente no pudo, ni más, ni menos. Nico, evidentemente, sí tenía mucho a perder, y gestionó la distancia con Lewis en ese último stint. En el tramo final del mismo, incrementó su ritmo lo suficiente como para evitar que Hamilton pudiera adelantarle en zona DRS. Todos los S2 de Rosberg en el tramo final de carrera fueron más rápidos que los de Hamilton, y con eso, Lewis nunca llegaba lo suficientemente cerca de la subida final para atacar a Rosberg con el DRS en la recta de meta.

Y tras los Mercedes… Massa, Button y la lucha de los Ferrari

Por detrás de la interesante lucha de los Mercedes, pudimos disfrutar de varias peleas entre pilotos de mucho calibre. Es cierto que le pódium lo completó Felipe Massa pese a sus diversos errores en carrera (exceso de velocidad en pit lane y error de box en una de sus paradas), pero eso no es más que el indicativo del superior ritmo que tenía aquí el Williams respecto al pelotón.

De ese pelotón, sin embargo, hay que destacar especialmente a Jenson Button y su McLaren. La mejoría de los de Woking es algo que ya veníamos destacando en las últimas carreras, pero me atrevería a decir que en Brasil fueron el equipo que más jugo sacó de su monoplaza en una pista que complicó muchísimo las cosas a todas las escuderías por su reasfaltado y los problemas con las gomas. Hasta Mercedes tuvo problemas en ese sentido. Sin embargo, Button pudo marcar un ritmo muy consistente y rápido para acabar logrando un cuarto puesto que debería dejarle un regusto muy dulce vista la carrera que se marcó.

 Jenson Button

También pudimos vivir en la parte final una desigual lucha entre Kimi Raikkonen y Fernando Alonso. El finlandés firmó por fin una carrera más que decente, intentando una suicida táctica a dos paradas, algo que nadie más pudo hacer. Evidentemente, aguantar a Alonso se antojaba poco factible, pero Ferrari permitió que por lo menos lo lucharan en pista. Habrá quien defienda que Kimi debió dejar pasar a Fernando, pues este venía con ritmo que daba a pensar que Vettel podía ser una presa factible (recordemos que al ir anticipando mucho todas sus paradas, el talón de Aquiles de Vettel podía se perfectamente ese tramo final de carrera).

Sin embargo, y aunque las órdenes de equipo para dejar paso a Alonso hubieran sido lógicas y comprensibles, creo que no estuvo mal que tras casi destrozarle la carrera a Kimi con un error en su última parada en boxes, Ferrari permitiera la lucha en pista de sus pilotos. Al fin y al cabo, no parece factible que sean capaces de coger a Williams en el mundial, y tampoco McLaren está a una distancia excesivamente cercana. Y tampoco nos engañemos: Alonso iba a pasar a Raikkonen sí o sí por una simple diferencia de gomas.

Sin olvidar la buena carrera de Nico Hulkenberg a la contra, nos leemos después de la apsionante y decisiva última carrera en Abu Dhabi por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1). Y, por supuesto, que no se nos olvide, #ForzaJules.

Lea también: