Maxm

El ex presidente de la Federación Internacional del Automovilismo apareció públicamente para declarar acerca de los problemas financieros que azotan a las escuderías Caterham y Marussia, las cuales ingresaron a la Fórmula 1 atraídas por su promesa de aplicar un límite presupuestario. Más allá de la salida forzada de ambos equipos, y que el control de costos sea inexistente, lo preocupante del asunto es que Bernie Ecclestone y sus socios no rectifiquen en la administración, así observen que la Fórmula 1, tal como se conoce, esté agonizando.

Cuando Mosley planteó el límite presupuestario, muchos entusiastas se aproximaron con interesantes proyectos: USF1, Manor GP, Virgin (Marussia), Lotus (Caterham) y Campos Meta (Hispania Racing Team); quedando en evidencia que una categoría, organizada desde una perspectiva deportiva, llamaría la atención de nuevos garajistas. Pero todo se ha venido a menos porque el tope presupuestario es una utopía y además no se contempló el compromiso de Ecclestone, quien administra a su antojo los recursos que genera la Fórmula 1.

Caterham y Marussia están destinadas a desaparecer y no serán las últimas porque sobre Force India, Sauber y Lotus también se escuchan rumores de escasos fondos en efectivo y de muchos pagos atrasados. Es una advertencia para los que desean correr sin tener grandes cantidades de dinero disponibles. Equipos como Ferrari, Red Bull y Mercedes AMG poseen la mayor cantidad de dinero y además obtienen la porción más grande del dinero que reparte Ecclestone. No es una competencia justa.

Según Mosley, resulta absurdo que las escuderías más poderosas también sean las que más recursos reciban, incluyendo el dinero que los equipos pequeños pagan ( o regalan) por concepto de inscripción.

No existe justicia en la repartición del dinero. Hay que dividir de manera uniforme ya que cada equipo también puede financiarse por aportes de sus patrocinadores. Es injusto que un equipo como Ferrari reciba tanto dinero y además genere el doble en patrocinio; y Marussia no reciba nada. No se puede hablar de deporte ni de igualdad de oportunidades para todos. Es absurdo. Caterham y Marussia no estarán en Austin, eso significa un problema a mediano plazo. La idea de los ocho equipos con tres coches tampoco tiene sentido, los reglamentos deben hacerse para promover el trabajo de abajo hacia arriba, de atrás hacia adelante.

Marussia Austin

Vía | motorsport total

Lea también: