Maria De Villota

Maria De VillotaMaría de Villota, madrileña de 32 años, ahora parte del equipo Marussia, ha competido en varias categorías de monoplazas y recientemente completó 300 kilómetros en una prueba con Lotus Renault. Como hija de ex piloto de F1 y Campeón en la Fórmula británica  Emilio de Villota, María siempre ha soñado con seguir sus pasos para alcanzar el nivel más alto del automovilismo, la Fórmula 1 .

La piloto compareció ante la prensa en la sede del Consejo Superior de Deportes, en Madrid, al día siguiente de firmar su contrato con Marussia, aunque no pudo desvelar si podrá participar en alguna jornada de entrenamientos o si podría conducir el coche en caso de baja de alguno de los pilotos oficiales.

“Voy a demostrar que han hecho bien escogiéndome a mí como piloto, y como mujer. Voy a seguir luchando porque mi ambición es correr”, dijo con orgullo.

Sobre sus funciones en el equipo la madrileña indicó: “En cuanto a mis funciones, serán las mismas que las del resto de nuestros pilotos. Tendré la misma información para utilizarla como crea conveniente. Estaré en todos lo ‘briefings’ (reuniones entre técnicos y pilotos) y habrá un trabajo de simulador. Voy a estar en todos los grandes premios, y estaré a su disposición para todo lo que puedan necesitar”.

En cuanto a sus opciones de su contacto con el vehículo, la piloto madrileña comentó: “En principio todo está por decidir, tengo una gran oportunidad. Soy piloto de pruebas, no reserva, y se puede dar la oportunidad. Hay dos pilotos oficiales, y el resto será según las necesidades del primer equipo”.

Pero mantiene la ilusión de debutar en competición: “Si no pensara que tengo la oportunidad de correr no estaría aquí. Quieren verme, y conocerme y a partir de ahí ya se verá”.

Y añadió: “Mi sueño es correr un gran premio. Es un sueño y cada vez lo veo más real. Ahora deseo, y veo, que es algo posible. Luego no se sabe. Voy a luchar para que vean que es mi sitio”.

Sobre el interés del equipo en ella, indicó: “El contacto surgió como uno de tantos entre mi representante con el resto de equipos. Era uno con los que ya habíamos manteniendo contactos”.

No quiso revelar si le ha supuesto algún tipo de desembolso su llegada al equipo: “Tengo la suerte de contar con patrocinadores que me acompañan y que han estado conmigo desde siempre, y que me han permitido entrar en la Fórmula 1”.

Reveló algunos de los consejos que le ha dado su padre, Emilio de Villota, que también corrió en la Fórmula 1: “Me ha dado dos: que trabaje mucho, que cuando los demás descansen siga; y que sea más seria, pese a mi carácter sonriente, para que también parezca que estoy trabajando en serio”.

Ya ha mantenido los primeros contactos con sus compañeros: “Al equipo lo conocí esta semana. Al principio no sabían que iba a ser parte importante del equipo. He estado con ellos en las oficinas. He podido conocer más cerca el coche, pero tengo un montón de documentación y manuales que aprender”.

Y aunque no tendrá contacto desde el primer momento con el vehículo se plantea el año como si fuera piloto titular: “Mi objetivo es el de pensar que seré yo la que está en el coche. Necesito coger experiencia y aprender, pensar cada mañana que el que se va a subir al coche seré yo”.

“Lo voy a vivir como si fuera yo la que se montara. Y al final de año seré muy crítica conmigo, y analizaré dónde debía haber mejorado”, señaló.

Y finalmente indicó que si está ahora en la Fórmula Uno se debe, en gran parte, a las dos pruebas que hizo el año pasado con el equipo Lotus: “Fue vital hacer esos test en Fórmula Uno. Ha sido lo que me ha permitido dar este paso. Fue muy bien y eso es algo que se termina sabiendo entre los equipos”.

Por su parte Carlos Gracia, presidente de la Federación Española de Automovilismo, que también estuvo presente en el acto, comentó que éste “es un gran día” puesto que “se culmina un momento importante en la carrera de María”.

En relación a los méritos demostrados por la piloto madrileña, el presidente indicó que ha hecho méritos más que suficientes, sobre todo por la perseverancia demostrada, y aseveró: “Ahora lo que hace falta es mantenerse y consolidar este puesto. Llegar a este mundo es muy difícil y siempre ha trabajado con unos objetivos que ahora ha conseguido”.

También compareció Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, quien se congratuló por la llegada de una mujer piloto a la máxima competición del automovilismo, y destacó que ha sido la primera mujer en llegar a muchas categorías de este deporte.

Le dedicó sus mejores deseos: “Estoy seguro que de esos sueños se van a cumplir”.

¿Cómo es firmar un contrato con un equipo de F1?
Pues he firmado muchas hojas, pero es más fuerte recibir ese apretón de manos y que te digan: “Bienvenida, eres piloto de F1”. Buff, no te lo crees, tienes que llamar a la familia para decir: “Ostras, ya ha pasado”.

¿Vas a ser la niña de los ojos de la F1?
No sé, lo que sí sé es que voy a ser la niña más feliz de la F1. Voy a trabajar un montón. Estoy deseando poder aportar, crecer y hacerlo con humildad. Y como mujer siento que tengo una responsabilidad grande.

¿Por qué?
Porque lo más importante es que las chicas que están en el karting vean que se puede. Y por eso también me siento feliz.

¿Se siente ya pionera?
No me gusta la etiqueta de pionera. Primera, diría yo. Lo que pasa es que la mujer está aún por descubrir. Muchas mujeres son la bomba, yo lo vivo a diario, son malabaristas con su trabajo, la familia, sus responsabilidades. Yo he sido monotema. He sido coches, coches y más coches. No creo que sea especial.

Vamos, que nunca pensó en arrojar la toalla tras lo de Lotus.

No. Ha habido momentos y días en los que te encuentras un poco sola. Pero tengo un equipo muy positivo detrás. Hubo un instante en el que mi padre me dijo: “Muchos temimos que ese momento no fuera a pasar”. Y yo siempre le dije que no había sido consciente de eso. Me respondió que eso había sido lo importante. Hemos trabajado siempre con la filosofía de que un ‘No’ de un patrocinador es un ‘Ya veremos’ y un ‘No’ de un equipo es ‘Dame un coche y kilómetros y lo demostraremos’.

Volviendo al apretón de manos que selló su sueño, ¿qué se le pasó por la cabeza?
En ese momento te quedas helada. Lo más bonito es cuando lo compartes con la familia y los amigos. Si no, no sería lo mismo.

¿A quién llamó primero?
A la familia, con altavoz [risas]. Ahí me respondían todos.

¿Se visualiza ya en Albert Park, haciéndose la foto con el resto de pilotos del campeonato?
Un poco. Lo imagino increíble, pero me proyecto en el día en el que me suba al coche. Para mí este año va a ser muy importante para transportarme. Pienso vivir cada momento como si estuviera dentro del coche.

La última mujer en la F1 fue Giovanna Amati, en 1992.

Ya han pasado años ¿eh? Bueno, yo estoy tranquila, con ganas de empezar a trabajar, que va a ser muy pronto. Con la pasión y la sonrisa con la que hago todas las cosas.

¿Cuál es la llamada que más le sorprendió?
Pues me ha escrito un mensaje hasta Tomás, el de la grúa del Jarama. Me ha hecho mucha gracia. He recibido muchos mensajes. Incluso he hablado con Michelle Mouton [subcampeona del mundo de rallies en 1982].

Para ella es una pequeña victoria.
Sí, me dijo que es una noticia fantástica y que seguiremos en contacto.

Lea también: