29 September 2016: Scuderia Ferrari Team mechanics practicing pitstop on the eve of the Formula 1 Petronas Malaysia Grand Prix held at Sepang International Circuit in Sepang, Malaysia.  (Photo by Hazrin Yeob Men Shah/Icon Sportswire via Getty Images)

El equipo con sede en Maranello necesita un circuito que sea de motor casi en su totalidad para poder vencer a los Red Bull, ya que su carga aerodinámica es bastante mala, tal y como ha dicho el jefe del equipo, Maurizio Arrivabene.

Arrivabene ha asegurado que los circuitos de alta carga no les favorecen, como se ha visto en las dos últimas carreras, ya que en Suzuka no necesitas tanta carga como en Austin, y eso se notó en el ritmo que mostraron. Además, ha tachado de innecesario el hecho de traer más mejoras aerodinámicas para esta temporada, ya que de esa forma perderían el tiempo para desarrollar el coche de próximo año.

“Esta pista era una pista de alta carga, no era comparable a Suzuka. En Suzuka dimos algunos pasos, y estábamos felices. Pero el perfil de la pista en Austin es completamente diferente, porque es de alta carga. Nuestro ritmo en carrera no estuvo mal comparado con el viernes y el sábado. Pero por desgracia no pudimos subir al podio. No quiero repetir toda la temporada dónde tenemos problemas”, afirma máximo responsable de Ferrari en Fórmula 1.

“Ya está claro que los circuitos de alta carga no nos favorecen. Ese es el punto. Si empiezas a centrar tu atención en resolver tus problemas de este año, estarás perdiendo tiempo en el desarrollo del año que viene. Por esa razón nos centramos en circuitos de alto rendimiento como Suzuka, porque en ese caso, si llevas partes a Suzuka y funcionan, pueden darte información para el coche del próximo año”, comenta Arrivabene.
Además, Maurizio ha hablado de cual fue el problema que tuvo Vettel, el cual le obligó a entrar en los boxes en las últimas vueltas. Al parecer, se debió a que había un trozo de neumático en el alerón trasero, que le hacía perder bastante tiempo.

“Había un trozo de neumático en el alerón trasero, y eso nos hacía perder tiempo. Ese fue el problema. Por eso nos avisó de que no era fácil mantener el ritmo, y viendo la diferencia que había entre Sebastian y los otros pilotos, dijimos ‘vale, entra y limpiemos el alerón trasero’. Y también fue bueno para devolver cierta confianza al equipo”, finaliza Maurizio Arrivabene.

Tan solo quedan tres Grandes Premios para que finalice la temporada 2016 de Fórmula 1 y Ferrari está cada vez más lejos del que es su objetivo: adelantar a Red Bull en el mundial de constructores y apoderarse de la segunda posición.

Lea también: