Force India está viviendo uno de sus peores momentos desde su llegada a la Fórmula 1 , en las últimas semanas la situación se había complicado hasta el punto de estar a punto de entrar en concurso de acreedores. Una inyección de 30 millones de libras de última hora por parte de Rich Energy esta semana no fue suficiente y la situación entró en un punto de no retorno el viernes. Para colmo, Mallya no ha dudado en señalar con el dedo a los culpables del rápido desenlace: Daimler, BWT y Sergio Pérez.

Según ha trascendido el equipo debe unos 172 millones de libras. Más de 10 millones de dólares a Daimler por el suministro de motores y caja de cambios Mercedes, al piloto mexicano le deben tres millones de libras en concepto de acuerdos de patrocinios y unos 159 millones de libras más a empresas de su grupo.

Vijay Mallya, comentaba: “Force india ha entrado en concurso de acreedores hoy por la corte tras una petición presentada nada más y nada menos que por nuestro piloto Sergio Pérez. Sorprendentemente BWT saltó y afirmó que sus pagos como patrocinios eran préstamos, los cual es ridículo ya que todo nuestro coche es rosa como la marca de BWT”

Por su parte Sergio Pérez declaraba la razón de su decisión:

“Terminé en una situación muy difícil.  El último mes ha sido extremadamente duro para mí con la situación en que estaba el equipo y yo terminé metido en el medio. Llegamos hasta un punto en que había que tomar medidas para proteger a las 400 personas que trabajan en el equipo. Me hubiera gustado realmente no estar involucrado en esto porque al final del día simplemente soy un piloto, pero llegó muy lejos y se me pidió por parte de un par de miembros del equipo que avance y salve al equipo”.

“Hubo un pedido de quiebra por parte de otro cliente, lo cual hubiera cerrado el equipo por completo. Entonces se me pidió básicamente que salvara al equipo, avanzar y poner al equipo en convocatoria de acreedores,  no tiene nada que ver conmigo. La única razón que lo hice fue para salvar al equipo y para un mejor futuro del equipo”.

“Fue extremadamente duro, tanto emocional como mentalmente. Realmente duro. No he podido enfocarme en conducir el auto. No entiendo realmente todos los términos con los abogados, pero ciertamente la conclusión es que hacíamos esto o el equipo hubiera quebrado”.

La medida legal de Pérez le ha quitado el control de una posible venta del equipo a Mallya y al holding empresarial Orange India Holdings Sarl, y también impidió que Force India sea “liquidado” luego de esa acción legal.

“Todos estamos al tanto de la situación que está atravesando Vijay. El está pasando por un momento muy difícil, no solamente legal sino también financieramente. El equipo ya no era sostenible, así que al ser yo alguien que podía hacer algo por el equipo, tuve que hacerlo”.

Mallya, a pesar de todo, confía en mantener el control completo del equipo mientras que los rumores acerca de los posibles compradores siguen aumentando. A los que señalaban al multimillonario Laurence Stroll, padre del piloto de Williams Lance Stroll, se han unido otros que apuntan al padre del piloto ruso de GP3 Nikita Mazepin.

 

Lea también: