gilles villenueve

gilles villenueveFerrari prepara un emotivo homenaje en su pista de Fiorano para uno de los pilotos más recordados y queridos en la historia de la ‘Scuderia’. El próximo 8 de mayo se cumple el 30 aniversario del la muerte de Gilles Villeneuve en la calificación de Gran Premio de Bélgica (Zolder) de 1982. Su hijo, Jacques, campeón del mundo con Williams en 1997, pilotará el Ferrari 312T4 de 1979 con el que su progenitor cosechó algunas de sus mejores actuaciones.

Nunca fue campeón del mundo y todo su palmarés se resume en seis victorias en 67 grandes premios, pero el pequeño canadiense sigue llevando el cartel de mito de la F1 desde hace tres décadas. Uno de los mejores pilotos de todos los tiempos y el más recordado sin título.

Gilles Villeneuve falleció en 1982 en la calificación del Gran Premio de Bélgica y es uno de los pilotos más valorados de la historia.

Y no sólo fue por la muerte en un vuelco escalofriante de su Ferrari, sino por actuaciones como la de completar una vuelta entera en tres ruedas en el Gran Premio de Holanda de 1979, o por ganar la última carrera celebrada en el Jarama en 1981, cuando precedió a cinco rivales que entraron separados tan sólo 1,24 segundos. También por un duelo inolvidable con el Renault de Rene Arnoux en el circuito de Dijon. La imágenes son hoy de las más buscadas sobre este deporte en servidores como Youtube.

La foto retrato de Gilles Villeneuve permanece aún hoy sobre la mesa de trabajo del despacho de Enzo Ferrari. Lacasa del ‘Commendatore’ está situada junto al circuito de Fiorano y se conserva tal y como estaba cuando el fundador de la marca falleció en 1988. Fue uno de los pocos pilotos a los que trató como a un verdadero hijo.

En un comunicado oficial, la ‘Scuderia’ explica que la exhibición de Jacques Villeneuve en el 312 T4 será “una ocasión propicia para evocar la memoria de un hombre que tiene y tendrá siempre un lugar de honor en la historia de Ferrari”.

 

Lea también: