marko.jpg

La gestión del austriaco al frente del programa de talentos de Red Bull ha resultado muy cuestionada debido a la aplicación de su criterio, pero los resultados están a la vista y son contundentes. La elección de Daniel Ricciardo para sustituir a Mark Webber, en Red Bull, y el ascenso del novato ruso Daniil Kvyat, para estar en Toro Rosso, jamás podrían catalogarse de malas decisiones. Pero es que también la mejor carta de presentación de Marko es Sebastian Vettel, el alemán ostenta cuatro títulos y apenas tiene 27 años de edad.

La filosofía de Marko es obvia. El talento, mientras más joven, mejor. De allí que el futuro de Red Bull Racing se sustente en Daniil Kvyat de 20 años y Max Verstappen de 17. Para Marko, estar en la Fórmula 1 se resume en correr al máximo desde el primer momento porque llegar a la categoría no garantiza que Red Bull siga apoyando. Es un ciclo, aquel que tenga la oportunidad de demostrar su talento debe hacerlo de inmediato, de lo contrario deberá ceder su lugar a otro. Simple.

[Daniil] Kvyat es muy impresionante así que Vergne saldrá del programa de Red Bull al final de la temporada. Los pilotos de mayor edad debe hundir el acelerador hasta el fondo. No hay ninguna garantía para ellos, sólo porque llegaron a la Fórmula 1 no significa que deben quedarse allí hasta jubilarse. Los pilotos más jóvenes necesitan demostrar lo que pueden hacer… Max [Verstappen] voló en una carrera muy difícil en Norisring, en la F3 con unas condiciones climáticas cambiantes. Fue dos segundos más rápido que todos los demás. Llegado a este punto, no hay necesidad de hablar de si él todavía necesita un año más en la fórmula junior, pues no, él está listo para la Fórmula 1. Hay muchas maneras de asegurarse de que Max estará bien preparado para el 2015.

Vía | nextgen auto

Lea también: