Giancarlo Fisichella GP Brasil 2003

El Gran Premio de Brasil de 2003 vio una de las carreras más caóticas de los últimos años y quizás con la victoria más inesperada del nuevo milenio con Giancarlo Fisichella ganando su primer gran premio con un Jordan, que a su vez obtuvo el que fue su último triunfo en la categoría reina. El italiano se impuso en una carrera marcada por las salidas de pista y los accidentes.

Los entrenamientos, con el nuevo sistema de clasificación que se introdujo esa misma temporada, vieron unos resultados un tanto inusuales con Rubens Barrichello y su Ferrari marcando la pole position delante de David Coulthard con el McLaren y un sorprendente Mark Webber con el Jaguar. Kimi Räikkönen era cuarto, Michael Schumacher solo pudo ser séptimo y Fernando Alonso, décimo.

La primera sorpresa del fin de semana llegó con la octava posición de Fisichella, que había hecho volar a su Jordan-Ford. Estar dentro del top ten era toda una hazaña y no era imposible esperar puntos a pesar de que el coche de la temporada 2003 era mucho menos competitivo que su predecesor. Para la carrera, la lluvia torrencial hizo acto de presencia y alteró todas las previsiones.

Salida GP Brasil 2003

En ese entonces, los fabricantes de neumáticos solo podían traer un compuesto para pista mojada y puesto que Bridgestone optó por el intermedio, la FIA tuvo que claudicar y aceptar que tomar la salida en tales circunstancias era demasiado peligroso. Al final la carrera “solo” vio retrasada su salida en diez minutos aunque cuando finalmente empezó, lo hizo detrás del coche de seguridad. Hicieron falta ocho vueltas detrás del coche de seguridad antes de que la carrera comenzara de verdad.

Para ese entonces, Fisichella había parado a boxes, repostando y cargando su coche de carburante con el cálculo de que la carrera no llegaría a las 71 vueltas previstas, intentando una estrategia tan brillante como arriesgada. No era el único en hacerlo y otros pilotos probaron suerte. Irónicamente, el primer abandono se produjo por la rotura del motor Ferrari del Sauber de Nick Heidfeld, tras subir demasiado la temperatura del propulsor en las vueltas que dio detrás del coche de seguridad.

Mientras tanto, Barrichello perdía tiempo a marchas forzadas y era adelantado por varios pilotos, con lo que el liderato fue a parar a manos de Räikkönen, por entonces piloto de McLaren. Y entonces empezó el festival de abandonos. Primero, con el trompo de Justin Wilson con el Minardi, al que siguió el accidente de Ralph Firman con Olivier Panis después de que el primero tuviera una rotura de suspensión. Por poco no se llevó por delante a su compañero de equipo en Jordan.

Fernando Alonso GP Brasil 2003

Michael Schumacher en remontada y tres brasileños en zona de puntos. Situación curiosa que no duraría. Antonio Pizzonia fue el primero en estrellar su Jaguar por culpa de la lluvia tras marcharse el coche de seguridad, que había vuelto a salir. Siguió Michael Schumacher en la misma curva tres que tenía un “río” traicionero y más tarde Jos Verstappen y Jenson Button. También Barrichello acabó retirándose aunque por problemas técnicos cuando lideraba con veinte segundos de ventaja.

Coulthard heredaba el liderato brevemente antes de parar a boxes para repostar, con lo que Räikkönen estaba entonces en cabeza… aunque tampoco le duró la posición. Un error permitió a Fisichella adelantarle en la vuelta 54. En ese mismo giro Mark Webber sufrió un accidente en la zona de subida hacia la línea de meta y en la vuelta siguiente, Fernando Alonso no pudo evitar los restos del Jaguar y ello provocó otro accidente que acabó con el asturiano en el hospital de forma preventiva y una bandera roja que terminaba la carrera al haberse disputado más de tres cuartos de la misma.

Con esta situación, Giancarlo Fisichella era inicialmente declarado vencedor por los comisarios brasileños antes que la FIA actuara. Decían que el italiano había empezado la vuelta 55 y al pararse entonces la carrera, el resultado válido era el de dos vueltas antes. La victoria sería entonces para Kimi Räikkönen y Giancarlo Fisichella en segunda posición con Fernando Alonso tercero… hasta que se revisaron todos los datos y quedó claro que el piloto de Jordan había legado a empezar la vuelta 56. El resultado válido era por lo tanto el de dos vueltas antes y Fisichella volvía a ser ganador, cinco días después del gran premio. De forma no oficial, se realizó una ceremonia de entrega de trofeos en Imola en la siguiente carrera, donde Ron Dennis y Kimi Räikkönen hicieron entrega de los trofeos a Eddie Jordan y Giancarlo Fisichella respectivamente. Una situación curiosa, cuanto menos, ya que con Alonso en el hospital en Brasil, ¡ni un solo piloto estuvo en su lugar correcto en la ceremonia del podio original!

Giancarlo Fisichella y Kimi Räikkönen - Imola 2003 trofeo Brasil

Lea también: