Fernando Alonso

Se la prometían muy felices en Ferrari con buenos resultados en las tres sesiones de entrenamientos libres. La escudería se mostraba delante de la afición siendo la única que era capaz de seguir la estela de los Mercedes en el Gran Premio de Italia de Fórmula 1 pero a la hora de la verdad, los motores Mercedes han demostrado todo su potencial dejando a Fernando Alonso y a Ferrari por detrás.

Desde el primer instante de la clasificación se veía que la lucha iba a ser encarnizada por el sexto puesto. Con Mercedes por delante y los Williams intentando recortar esas pocas décimas que le sacaban Lewis Hamilton y Nico Rosberg, lo cierto es que Ferrari, McLaren y Red Bull estaban en un puño.

El problema es que en esta situación, cualquier mínimo error te puede hacer retroceder cuatro posiciones de un plumazo. Por suerte para el asturiano, Red Bull tampoco está muy fino en Monza y al final no se vio superado.

A pesar de lo reducido de las diferencias, al menos no tuvieron que sufrir para pasar la Q2 y la estrategia de vueltas y neumáticos usados ha sido la esperada, sin tener ni que arriesgar ni buscar vueltas mágicas en el último momento para salvar los muebles.

Mañana será una carrera dura pero bonita, seguramente con lucha de estrategia delante entre los Mercedes y los Williams así como más atrás, con cinco pilotos buscando quedar lo más delante posible.

En Motorpasión F1 | GP de Italia

Lea también: