Kevin Magnussen y Romain Grosjean estaban haciendo una gran carrera, pero sus sendas paradas en boxes echaron por tierra todo el buen trabajo del fin de semana. Guenther Steiner asegura que la falta de entrenamiento de paradas fue decisiva para que los mecánicos no hicieran correctamente su trabajo. “Todo el fin de semana fue muy estresante, tuvimos algunos problemas el viernes y nos faltaban repuestos, no practicamos las paradas de manera muy activa, quizá ésta fue una de las razones por la que pasó eso”, recalca el jefe de Haas.

Steiner prefiere no cargar las tintas por el incidente que arruinó la carrera de Magnussen y Grosjean (ambos iban camino de quedar entre los seis primeros) y que encima ha costado una multa económica al equipo. “Simplemente fue una mala parada. Surgió un problema y no pudimos parar el coche a tiempo. Son sólo 2,5 segundos y tuvimos muy mala suerte. Los chicos que estaban con la pistola son los mismos del año pasado, que nunca fallaron, así que no es eso. Necesitamos trabajar más duro en esto, acumular más práctica. Cuando lleguemos a Bahréin debemos comenzar a practicar lo antes posible, así los chicos recuperarán su confianza”.

“Es increíble, fue el mismo problema en las dos paradas, uno en un neumático delantero y otro en el trasero, pero pasó, y es la realidad. Acabamos de manera muy decepcionante, pero el ritmo fue bueno, el coche se mostró sólido. Esas son las cosas que mantienen vivo el espíritu”.

Lea también: