Se trata del coche ideal para Sebastian Vettel, una versión única pero un Concept Car muy interesante para Infiniti. “He estado conduciendo un FX todo este año y es un coche que me encanta”, explica Sebastian Vettel. “Se ajusta a mi estilo de vida perfectamente y es muy divertido de conducir, pero, por supuesto, pensé que se podría ir un poco más rápido…

Yo conduzco mucho en Alemania, en las autopistas que no tienen límites de velocidad, y también he disfrutado de mi FX en el Nürburgring Nordschleife. Conducir a alta velocidad cuando es seguro y legal, es parte de mi vida. Deseaba una velocidad máxima más alta, y también quería una estabilidad aún mejor para mi FX, lo que ha significado un trabajo importante en la suspensión y la aerodinámica. Este coche es un tributo a la excelencia técnica del FX, porque lograron todos mis objetivos solo con algunos cambios.

Este es el primer coche de calle que he ayudado a desarrollar, y ha sido fantástico. Por lo general, tengo cientos de ingenieros trabajando en un solo coche y sólo para mí. El resultado es un Infiniti especial y me siento muy orgulloso de que lleve mi nombre. Es todo lo que esperaba: 300 km/h, un montón de carga aerodinámica y espacio de sobra para mi bicicleta de montaña en la parte posterior. Además de que es totalmente exclusivo”.

Vettel y Shiro NakamuraHa sido el propio Sebastian Vettel el que ha definido como quería que fuera su coche, por dentro y por fuera. Imaginamos que le podrían algunas limitaciones, pero con lo sencillo que es, posiblemente pidió un cambio de color e incluir su logo. Al final, un motor con 420 CV para el que ha habido cambios internos, rasgos de diseño y una aerodinámica modificada hacen honor a un crossover realmente especial que lleva su nombre, el del Campeón del Mundo vigente, y el del, prácticamente seguro, Campeón de este año.

Es el primer coche de calle con el distintivo “Vettel”, un Infiniti FX más ligero, rápido y aerodinámico capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y de superar los 300 km/h. Un coche que ha sido transformado en tan sólo seis meses fruto den una conversación entre el piloto de Red Bull y el Director Creativo de Infiniti, Shiro Nakamura en el pasado Salón de Ginebra.

Lea también: