ham_ross.jpg

Todavía el incidente entre Nico Rosberg y Lewis Hamilton continúa hirviendo. Estaba prácticamente cantado un suceso como el que se observó en Bélgica si se analiza la temporada. La escudería Mercedes AMG, a través de las calificadas voces de Niki Lauda y de Toto Wolff, ha manifestado, en varias ocasiones, que no se impartirán órdenes a sus pilotos, Pero si el equipo alemán vuelve a servirle en bandeja otra victoria a Daniel Ricciardo es probable que empiecen a rodar cabezas.

Eddie Jordan, ex jefe de equipo y actual comentarista de la BBC, y además fue quien entrevistó a los pilotos en el podio de Spa, señala que toda esta incómoda situación en Mercedes AMG se ha podido evitar, pero la gestión de la escudería, a nivel de jefatura, ha sido permisiva; así que no deberían sorprenderse por lo sucedido. Añadió que los pilotos actúan de forma impulsiva por el calor de la acción, así que es importante que alguien les recuerde que primero está el equipo.

En declaraciones de Eddie Jordan:

Esto se podría haber evitado fácilmente pero el equipo dijo que no era necesario entrometerse porque no sucedería… La culpa no es de los pilotos, es de sus jefes. A los pilotos hay que recordarles que no pueden darse el lujo de chocarse. Los jefes no pueden dejar que los pilotos hagan lo que creen correcto. Para mí, Spa es una advertencia, primero se debe pensar en el trabajo del equipo. En Mercedes ya han perdido dos carreras de la misma forma y resulta inaceptable incluso para los patrocinadores.

Vía | toilef1

Lea también: