Bernie Ecclestone, patrón de la Fórmula 1, se quejó de la franja horaria que ocupa el Gran Premio de Australia, primera carrera del Mundial, en relación a Europa y volvió a insistir en que se convierta en una carrera nocturna.

Ecclestone aseguró que la prueba que se disputa en el circuito de Albert Park de Melbourne es “probablemente” la menos viable económicamente del calendario por lo que es poco seguro que continúe si Melbourne pierde el interés en él.

Albert Park tiene los derechos hasta el año 2015, pero el aumento de los costes para albergar la carrera, ha hecho que el gobierno de Victoria ha dejado entender que podría dejar la carrera. Las pérdidas para los contribuyentes australianos rondaron los dos millones de dólares en 1996, año de la primera carrera, pero ahora aportan más de 50 millones de dólares y está previsto que esa cantidad aumente en los próximos años.

Sin embargo, el gobierno liberal apoya la carrera y espera que siga a partir de 2015, debido al valor promocional que hace de la segunda ciudad en importancia del país.

Ecclestone, por su parte, dejó claro que si Melbourne no puede mantener la carrera, es poco probable que pueda hacerlo otra ciudad australiana. “Si llegamos a un divorcio de nuestros amigos en Melbourne, probablemente nos iremos de Australia”, afirmó en declaraciones a los medios de dicho país.

“No puedo imaginar cómo Adelaida haría que funcione, o cualquier otro lugar, si Melbourne no puede. La carrera es probablemente la menos viable de todas las que tenemos”, aseguró el inglés.

A pesar de que Ecclestone desea que la carrera se mantenga en Melbourne, ha amenazado a las autoridades locales con llevarla a otro lado si intentan negociar la licencia a la baja –se estima un coste de 20 a 30 millones de dólares al año–.

Lea también: