F1 - formula oneLa novedad más importante la encontramos en los motores. Los actuales atmosféricos de 2.4 litros y configuración de ocho cilindros en V(V8) se despiden, y serán reemplazados por los V6 turbo de 1.6 litros.

Una de las mayores quejas de los últimos años, ha sido que la Fórmula 1 ha dejado de ser una competición de deportes para ser una de aerodinámica. Sin ir más lejos, Red Bull ha ganado las últimas temporadas sin tener el propulsor más potente. La llegada de los nuevos V6 turbo-comprimidos de 1.6 litros cambiará la historia vivida con los V8 atmosféricos de 2.4 litros.

El conjunto del motor, el intercooler, el ERS y el turbo, hacen que los motores a pesar de tener menos capacidad (0.8 litros menos) sean más voluminosos, lo que cambiará sensiblemente el diseño de los nuevos monoplazas.

 

El sonido también será distinto, siendo bastante raro a la hora de reducir (se nota la bajada del límite de revoluciones a sólo 15.000 rpm) y sin casi apreciar el significativo ‘silbidito’ que hacen los turbos por ejemplo en los coches de rally.

En total, el motor rendirá uno 600 CV de potencia, pero se espera que el sistema ERS aporte entre 150 y 160 más. Este sistema que sustituye al KERS, no sólo acumulará energía en las frenadas, sino que también sacará partido del calor residual del turbocompresor de los nuevos propulsores.

Vital será también la fiabilidad y los consumos. El primero de ellos debido a que se reduce el número de propulsores permitidos para cada piloto a tan sólo cinco unidades, mientras que este año eran ocho el máximo número de motores que se podían utilizar sin que conllevará una penalización.

En cuanto a los consumos de combustible, se espera que la tecnología híbrida antes mencionada ayude en este sentido ya que a partir de la próxima temporada los tanques sólo podrán llevar 100 kilos de carburante para la carrera. Si te quedas corto, o tu motor consume demasiado, te verás obligado a levantar el ritmo o te quedarás fuera de carrera.

En cuanto a las cajas de cambios, las de 2014, que tendrán que durar seis carreras, y deberán de tener ocho velocidades, una más que hasta ahora.

Además, el peso mínimo de los coches se aumenta en 2014 de los actuales 642 kilos a los 690 para compensar el exceso de lastre combinado entre el ERS y los nuevos y más pesados motores.

Respecto a los escapes, encontraremos una única salida del mismo, situada en la zona central de la parte trasera del coche y enfocando al hueco existente entre el alerón trasero y el difusor, eliminando la posible ganancia que algunos equipos obtuvieron de este último elemento aerodinámico en el pasado.

Aunque no acaparen toda la importancia debido al tema de los motores, la aerodinámica seguirá siendo sin duda la que marque quién es el monoplaza que mejor se adapta a los diferentes trazados.

El elemento que desaparecerá de los diseños será el “Beam wing”, el alerón trasero inferior (que se coloca a la altura de la luz trasera), mientras que alerón delantero se verá estrechado de los 1,80 metros actuales a sólo 1,65. El morro cambiará ya que tendrá que estar prácticamente a la altura del alerón.

La próxima campaña se estrenará, además, un nuevo sistema de penalizaciones a semejanza del carnet por puntos y que ya rige en el campeonato de Moto GP. Cada piloto comenzará con doce, que se irán reduciendo en función de las infracciones cometidas. Cuando se agoten los puntos, el piloto será castigado con una carrera de sanción.

 

 

 

Lea también: