Después de muchas horas de reuniones, la disputa entre los equipos de F1 y Max Mosley podría estar más cerca que nunca de una resolución hoy miércoles.

Tras una nueva reunión hoy en Londres, y a pesar de haber suspendido temporalmente a Williams como miembro de la FOTA, se rumorea que los equipos finalmente podrían aceptar la oferta que les hizo el pasado fin de semana en Mónaco el Presidente de la FIA.

Al parecer, Max Mosley habría ofrecido una solución intermedia entre el límite presupuestario y la disolución total, con un año 2010 de transición, que aparentemente habría pedido también McLaren y Mercedes.

Según la revista alemana Auto Motor und Sport, el principal obstáculo es que los equipos desean que el tope presupuestario para el próximo año se fije en 100 millones de euros, una cantidad que se aleja y mucho de los 45 millones de euros que propuso Mosley inicialmente.

El compromiso por parte de los equipos sería ofrecer ayuda técnica a las nuevas escuderías, incluido el uso de coches cliente en 2010, hasta que se fije un límite presupuestario más bajo para 2011.

Otro de los posibles acuerdos tendría que ver con los auditores externos para los equipos que quería imponer la FIA y que podrían ser sustituidos por personal propio de los equipos, aunque supervisados por auditores de Deloitte.

Se cree en Mónaco ya se estuvo muy cerca de alcanzar el acuerdo, pero Ferrari y Toyota se empeñaron en rechazar el concepto de límite presupuestario más allá de la cifra en concreto.

Lea también: