La FIA publicó las características que deberán cumplir los motores de Fórmula 1 cuando la normativa actual llegue al final y se adopte a una nueva en 2021

La continuidad de las unidades V6 turbo con 1.6 litros de cilindrada es lo único que permanece intacto, puesto que se aumentarán en 3000 las revolucionas máximas que los propulsores podrán alcanzar y se eliminará el MGU-H, actual parte de las unidades de potencia que complica su entendimiento.

Esta simplificación de los motores con la eliminación del MGU-H, esperada desde hace tiempo por gran parte de los que han opinado sobre este aspecto, supondrá también la introducción de un MGU-K mas potente, que será utilizado manualmente por los pilotos en carrera y que tendrá la opción de guardar energía durante mas de una vuelta.

Además, la reducción de costes hará acto de presencia con la preinscripción de diversos parámetros de diseño de las unidades de potencia, lo que hará que todos los equipos tengan que partir de la misma base. También se ha confirmado la utilización de un solo turbo, que deberá cumplir con unas dimensiones y un peso dentro de ciertos limites.

Por último, se ha confirmado que la centralita electrónica de control y las baterías serán iguales para todos, un movimiento para intentar acercar el rendimiento de todos los equipos para reducir diferencias entre los diversos monoplazas.

Con estas nuevas directrices, la Fórmula 1 y la FIA pretenden, con la colaboración de los distintos motoristas, crear una categoría mas igualada, con un cierto control de costes, y con tecnología mas fácil de entender de cara al campeonato, pero sin renunciar a las características híbridas que la Fórmula 1 decidió adoptar para la temporada 2014. Sin duda, estos cambios, aunque parecen pequeños, pueden suponer el inicio de una nueva era completamente diferente a la actual.

Lea también: