De frente, los vehículos de 2010 se verán claramente distintos a sus predecesores, debido a que los neumáticos delanteros serán más estrechos  y la parte trasera del chasis se tendrá que acomodar para contener el mayor depósito de combustible necesario tras la prohibición de repostajes.

La introducción de neumáticos delanteros más delgados – que corrige el desequilibrio entre la parte delantera y trasera que se produjo al volver a los slicks en la pasada temporada – ampliará el espacio entre los neumáticos y el chasis, con lo que este área se convertirá en una parte más importante en conceptos aerodinámicos.

A pesar de la prohibición de repostajes para el 2010 es un cambio en la normativa deportiva, tiene grandes implicaciones técnicas. La capacidad del depósito de combustible casi se ha duplicado, pasando de alrededor de 120 litros a por lo menos 235 litros, aumentando el peso mínimo del coche de 605kg a 620kg. Para acomodar ese depósito más grande, la distancia entre ejes del coche es posible que se aumente en alrededor de 15 cm .

Otro cambio para 2010 es la prohibición de los tapacubos, principalmente para evitar problemas durante las paradas en boxes, que, sin repostajes, serán increíblemente rápidas. Se ha estimado que los tiempos de pit-stops se reducirán a menos de cuatro segundos.

Los cambios para 2010 se ven mejor desde arriba. Como resultado de la prohibición de repostajes, el depósito de combustible será más largo y más ancho. Por lo que, la distancia entre ejes se aumentará en unos 15 cm.

Para minimizar las consecuencias de este incremento, los equipos podrían optar por adelantar ligeramente el cockpit o construir cajas de cambio más cortas. En la parte delantera, los neumáticos delanteros más estrechos modificarán el equilibro y distribución del peso del coche, en el que el piloto tendrá el control para cambiar el ángulo del alerón delantero.

Formula1.com

Lea también: