infiniti_red_bull.jpg

Así como sucede en los matrimonios, cuando las cosas no marchan bien, ambas partes de la unión se sacan los “trapitos al sol” para intentar drenar las culpas del fracaso. Desde el año 2007, la relación entre Red Bull Racing y Renault había sido una “luna de miel”, sin embargo, en lo que va de este campeonato, el vínculo se ha deteriorado hasta el punto de sugerirse una inminente ruptura. Hasta ahora, las declaraciones y críticas más amargas se habían originado desde el equipo austriaco, pero es el nuevo hombre fuerte de Renault Sport F1, Cyril Abiteboul, quien agrega la leña al fuego.

Abiteboul admite que el actual propulsor V6 turbo no tiene el suficiente nivel para aspirar a las victorias con regularidad, argumenta que el período de congelación les mantiene atados de manos, pero eso no justifica que desde Red Bull no reconozcan la labor realizada por Renault cuando la alianza era exitosa. Agregó que, ciertamente Red Bull se comporta como un socio, más que como un cliente, pero no es menos cierto que desde el 2011 es la marca Infiniti la que se lleva el mayor crédito, por una función que no realiza.

En declaraciones de Cyril Abiteboul para la publicación Auto Trader:

Tenemos como cliente al fantástico equipo Red Bull, pero es otro cliente y no es un socio. Ellos tienen una forma de pensar pero nosotros también debemos integrarnos con otros equipos. Adrian Newey siempre se ha posicionado como la persona más importante por su capacidad de interpretar correctamente el conjunto chasis-motor, pero en su etapa con McLaren también tuvo sus malas temporadas. Por otra parte, también resulta irritante que por razones de marketing, Renault no tenga mayor reconocimiento en los cuatro títulos de Sebastian Vettel, incluso en el color amarillo, distintivo de Renault, se ve a Infiniti. Definitivamente hay que hacer algunas correcciones porque el público debe saber que es Renault la que está detrás de todos sus clientes.

Vía | toilef1

Lea también: