Newey

Ya lo podemos calificar como de Día de la Marmota. Cada vez que los resultados de Ferrari comienzan a no ser los esperados, el nombre de Adrian Newey aparece en la palestra. Newey es el oscuro objeto de deseo de Ferrari desde hace años pero por el momento, el cheque en blanco que le darían los de Maranello no parece suficiente como para convencer al genio británico.

Pero contrariamente a los anteriores rumores, esta vez hay una diferencia. Y es bastante sencilla. Mientras antes Newey se encargaba de negar la mayor, esta vez el de Red Bull ha decidido tomar un camino alternativo dejando la puerta abierta a las manidas especulaciones. Cuestionado por Sky Sports sobre la posibilidad de recalar en Ferrari, Adrian Newey respondió lo siguiente:

No lo sé. Necesito pensar en ello. En algún momento voy a tener que pensar en el futuro, pero por el momento mi concentración está en adelantar a los coches plateados

Una vez los hijos de Adrian Newey son mayores, ahí radicaba uno de los principales escollos de Ferrari para tratar de llevarlo a Italia, la escudería deberá poner muchas cosas sobre la mesa. Newey reclamará un poder absoluto de su parcela así como un suculento contrato que tendrá que superar los 10 millones de euros. Pero quizás más allá de dinero o posiciones, el factor clave que deberá tocarse es el reto de devolver a Ferrari a lo más alto de la Fórmula 1.

Adrian Newey es un hombre de grandes retos y eso marcó su decisión de aterrizar en una escudería con Red Bull hace una década. El ingeniero fue capaz de superar el desafio de coger una escudería del montón y convertirla en la absoluta dominadora de las cuatro últimas temporadas. En el caso de Ferrari, no habría que escalar tanto y quizás en el camino contase con un viejo conocido como Sebastian Vettel cuyo interés por pilotar para Ferrari, y viceversa, tampoco es nuevo.

Vía | Marca

Lea también: